Brasil. ¡Chao Sudamérica!

   img_7317 Este es mi último post que escribo desde este bello continente que es América. Escribo desde muy al sur donde el cielo por las noches brilla con las constelaciones y mi amada “Cruz del Sur”.

     Estoy feliz de regresar a mi tierra después de tener la dicha de recorrer este pedazo de continente por casi 2 años; me viene esta frase de Ernesto “Che” Guevara que entiendo perfectamente ahora después de mi recorrido.

“He nacido en la Argentina; no es un secreto para nadie. Soy cubano y también soy argentino y, si no se ofenden las ilustrísimas señorías de Latinoamérica, me siento tan patriota de Latinoamérica, de cualquier país de Latinoamérica, como el que más y, en el momento en que fuera necesario, estaría dispuesto a entregar mi vida por la liberación de cualquiera de los países de Latinoamérica, sin pedirle nada a nadie, sin exigir nada, sin explotar a nadie”…

   

img_6933
Pa’Brasilia

Ahora puedo morir y decir que conocí Rio de Janeiro. Mi siguiente camino MINAS GERAIS, pensé que el portugués que venía aprendiendo era óptimo pero cuando llegué a esta provincia realmente cache que no sabía portugués sino portuñol. El acento de Mineiro es más complicado de entender sino sabes el idioma ya que, es más rápido y acortan las palabras. Allí me daría una mano Joao, un amigo que conocí en México y hablaba más norteño que el chile.  Tome la ruta para desde Rio de Janeiro para hacer dedo y llegar a Belo Horizonte. La “Carona” fue buena la mujer me levanto con una linda conversación entre risas y nostalgias me compro una pulsera para que continuará mi viaje; de allí un señor y a lo último un camionero.

13552509_10157312078210112_817766690_n
Livia, Tiago e eu em Belo Horizonte.

   Caminaba en la ruta hacia Belo Horizonte veía cuarzo que recogía sin vacilar, algunos opacos y otros brillaban con la luz de sol. Minas Gerais tiene las más importante minas del mundo incluso, tiene el “topacio imperial” en Ouro Preto de mejor calidad. Por desgracia, las minas de Brasil son manejadas por extranjeros. La última carona fue con un camionero muy alegre que me hizo llegar a mi destino. A las 10 de la noche estaba en Belo Horizonte. Allí tenía como a Couchsurfing a Livia y a Tiago una pareja joven super hospitalarios, compartimos anécdotas, música y comida mexicana. Tenía muchas ganas de conocer Ouro Preto un bello pueblo colonial con historia en sus calles empedradas, Livia otra chica de CS me recibió en Marianas que fue la primera capital de Minas Gerais.

img_6975
Ouro Preto, Brasil

    

img_7120
Joao

Volviendo a Belo Horizonte, volví a ver a un viejo amigo a Joao el brasileño más mexicano que he conocido, me dio una mano por 2 semanas en casa de un lado a otro.  Conviví con sus amigos, padres y recorrer Belo Horizonte con ganas de visitarla de nuevo. Mi siguiente destino, Brasilia, Capital Federal. Dejaba atrás el Pan de queso, el café, la bohemia y a la hospitalidad del minero.

    

img_7060
Marianas, Minas Gerais.

Joao me dejo en la ruta hacía Brasilia un abrazo y un “hasta luego” fueron las últimas escenas. A los 5 minutos de estar en la carretera se detiene un camionero al abrir la puerta me hace la seña “tranzar” (quiere decir, tener sexo) con una sonrisa le contesto: “obrigada”. El siguiente, sería el bueno conversando casi 100 km me dejo en Diamantina allí seguía recogiendo más cuarzo el cuál no me cansaba de recoger. Aquí lo gracioso es que allí había una estación de servicio muy grande quiero pensar muy equipada para los camioneros, caminé como 1 km para tomar un buen lugar. Cuando empiezo a ver que suben y suben chicas y yo seguía allí esperando, en verdad no sabía muy bien el porqué de su buena suerte. Eran casi 1 hora y nadie hasta que se detiene un señor y me peguntaba para donde iba y le dije mi destino pero que no importaba quería salir de allí. El hombre me subió hasta otra estación de servicio o sea otros 10 km. Y le pregunte, el por qué de la suerte de las chicas; resulta que esa ruta de 8 km se paran a pedir dedo las “Garotas sexuais” ahí había cachado todo incluso, él pensó que yo era también.

     Al final, solo avance 200 km de los 700 km que me faltaba a Brasilia. Acampé en una gasolinera para alzar el dedo temprano. Fue un día de mucha suerte, dos caronas avanzando 300 km y el último que me llevaría a Brasilia era un camionero coqueto con propuestas de matrimonio pero con toda la buena onda me dejo en la estación de servicio más cerca a Brasilia.

img_7001
Ouro Preto, Minas Gerais.

Con mi estómago vacío fui a restaurante a pedir la sobra de comida al cual me dijeron que NO; en todo el viaje era la primera vez que me decía que no en Brasil al pedir comida, regresé a mi casita, me duche y el despachador me pregunto si había comido, le conté la travesía  etc etc, volvió con su compañera de trabajo vi que entraron al lugar a comprar comida y pasan con dos platos. Cuando me iba a dormir el chico se acerca con un plato de comida ¡arroz y carne! Sabía que en Brasil nadie duerme sin comer, comí como vagabunda lave mi plato y agradecí la comida.

Tomé un bus para Brasilia y así fue como conocí la capital federal, iba rumbo al voluntariado a Teresina Goias… Al regreso del voluntariado fui a visitar a mi amiga Fernada que hace un par de año que conocí por internet. Ella vivía en Pirenopolis, convivimos y charlamos, me hizo conocer Brasilia y Goiana. Una semana fue buena para compartir.

img_7125
Haciendo dedo para Brasilia, Día 2

Se cumplían los 3 meses ¡tenía que salir! Por desgracia, hice ruta para Campo Grande  capital de Mato Grosso do Sul. Todo un día para salir de Goiana y tomar ruta al sur.

Recuerdo que fue el atardecer más hermoso que vi en mi vida, los atardeceres no CERRADO son el más hermoso que contaré hasta que yo muera. Por toda la ruta, guacamayas en su hábitat natural, tucanes entre otras especies. El último camionero y con mi suerte, viajamos 12 horas. Al final, el hombre se puso pesado como todo camionero brasilero me llegué. Con pocos reales pude llegar a Paraguay donde concluía mi aventura por Brasil.

img_7354
Cascadas en la ruta para Pirenopolis –  Brasilia.

No dan los 90 días para visitar Brasil, es un país que tengo que volver de nuevo, en inigualable, con gente alegre y única, aprendí portugués, aprendí que es compartir un plato de comida, aprendí ser solidario, generoso y darle una sonrisa al prójimo, eso me enseño Brasil, eso y más.

Con este término el post de mi aventura por Sudamérica. Gracias infinitamente aquellos que me leyeron estos 2 años por mi recorrido. No pude escribir todo por que no hay manera para hacerlo pero algún día lo contaré.

Gracias infinitas por su aporte monetario y moral. Gracias en verdad.

Regreso a casa contando muchas historias y compartir el conocimiento que Sudamérica sabe dar.

img_7355
Fernanda, Zafiro y yo.

¿Dónde será mi próxima aventura? ¡No sé! Pero es seguro que la escriba aquí.

¡GRACIAS TOTALES!

Ushuaia, 365 días después.

En  1826 el barco  HMS  Beagle  de 200 toneladas de carga, bajo el mando del  capitán  Fitz Roy, fue enviado a estudiar los mares del sur. El Beagle ancló en una supuesta bahía que resultó ser un magnifico canal de hoy lleva su nombre. Allí navego también los indígenas Yaganes, hábiles remeros de los canales fueguinos.

Ushuaia que en idioma de los nativos yaganes significa “puerto interior hacia el poniente.

  Estoy por cumplir casi 3 años viajando y hace 1 año que cumplí el mayor de mis sueños ¡Qué dichosa soy!… Aún me falta mucho por descubrir pero me siento feliz de llevar una relación con mi mochila y con la vida. ¿Qué más le puedo pedir a está pinche vida?

Hace un año que hice el viaje para Ushuaia y me viene este párrafo que leí del libro “Bullet Park”

“En momentos así, uno piensa con felicidad: éste es mi país, único, vasto, misterioso. En aviones, aeropuertos o en trenes de otros país”.

Es así como termino este relato de mi travesía por zonas frías, australes y huanacos por todas partes.

    12279190_10208412923866873_2246711165656076742_n Esperando a Gustavo para continuar la ruta, los oficiales de la aduana lo hacen para un lado y le empiezan a revisar todo el camión incluso tuvieron que ir a buscar a los perros si en dado caso tenía drogas el camión. En eso, nos habla el camionero y nos dice que nos subamos que teníamos que volver de nuevo a Río Gallegos  ¡Queeeeee! Con mi cara de frustración nos volvimos y nos platicó Gustavo que no lo dejaron pasar  pues tenía un precinto abierto en la puerta de la caja (tipos candados) y eso hacía dudar a los oficiales de que quizás podría llevar drogas. Una semana antes, nos decía Gustavo que había incautado 8 kilos de cocaína en un camión, había pasado 3 zonas fronterizas y en la aduana argentina de Tierra del Fuego se percataron de ello. Es por ello que, estaban más pilas con las revisiones hasta el punto de que Paulo se acerca para checar que estaba pasando el oficial chileno se percató de su acento colombiano y empezó a preguntarle si traía drogas le paso el perro para olfatearlo y lo empezó a revisar. ¡Mala experiencia para Paulo!

    Nos regresamos, Gustavo nos dejó en la estación de buses para asegurar el viaje le dejamos las mochilas y tomamos las de mano. Nos prometió que no iría a buscar en cuanto solucionará la cuestión del precinto él tenía por seguro que se arreglaba el mismo día pero ¡Ohhhhh sorpresa! Pasamos la noche en la estación con un frío ¡terrible! Podríamos regresar de vuelta a casa de Silvia pero no quería abusar de su generosidad y por mi cuenta me quedé en la estación de bus. Paulo me sugirió que llamáramos a su casa pero mi respuesta fue: -NO – .

Pasamos frío, hambre llego un momento donde me dolían los huesos con tal temperatura. Nos tuvimos que meter a un cajero que estaba adentro de la estación y quizás así no pasar tanto frío pero ¡imposible! Dormimos terrible mal con la espera que Gustavo nos fuera a buscar lo anunciábamos con ancias. El reloj marcaba las 9 de la mañana y ni sus luces, las 11 y ya estaba pensado que quizás se fue sin nosotros y lo peor nuestras mochilas con él.

12107031_10207708855181058_2329297108770896070_n
Ailen y su familia en Rio Grande, Tierra del Fuego, Argentina. Oct 2015

Eran tan solo 350 km para llegar a Ushuaia y una linda voluntaria que nos daría una cama calientita nos esperaba en Rio Grande, Tierra del Fuego; con los papeles arreglados pasamos las 4 fronteras que están en la ruta más austral del mundo. Sin problemas finalmente llegamos a la primera ciudad de la provincia de Tierra del Fuego, Rio Grande. Ailen nos esperaba con todo el entusiasmo para acogernos en su casa, veníamos de acampar en gasolineras, pasar frío, heladas, hambre, vientos, problemas aduaneros etc etc…, estar en Rio Grande era ya la gloria, un paso a Ushuaia, estaba más cerca de mi sueño como mochilera.

    La familia de Ailen nos recibió como parte de la familia, nos prepararon cena, nos dieron una cama calientita que compartimos Paulo y yo y paseamos por la ciudad. Tierra de los ONAS esa cultura patagónica que fueron cruelmente asesinados como animales de colección hoy en día no queda nada de ellos ni siquiera un descendiente. Se dice que cuando llego Magallanes atravesando en su barco el estrecho que lleva su nombre vio fogatas en todas partes, la gente vestía cuero y pieles de animales, casi desnudo en temperaturas muy bajas. Es por ello, que lleva el nombre de Tierra del Fuego.

  La estadía duro 4 días para tomar fuerza y seguir haciendo dedo hasta Ushuaia que tan solo nos quedaban 200 y pico de km para llegar. No esperamos mucho y nos llevó un señor directo hasta la ciudad de ensueño. Las montañas cubiertas aún de nieve y con un cielo azul y el sol que quemaba nos recibía Ushuaia.

   

12190059_10207741169148887_3352584281037521532_n
La cordillera de los Andes, Argentina.

  No puedo escribir mi emoción de estar ahí, parece que fue ayer que pisé la ciudad más austral del mundo, tengo tan fresco los recuerdos desde que nos bajamos de ese carro y nos dirigimos hacia el centro. Estábamos tan felices de al fin llegar a nuestro objetivo, el de Paulo algunos meses el mío hace 2 años (Octubre 2015)… Este era el resultado de mi travesía, de mis días en la ruta, del frío y de todos, todos los  momentos que pasé desde el primer día que tome la mochila para llegar hasta aquí; aún no acababa la aventura final, no teníamos donde dormir, no teníamos Couchsurfing ¡nada! Llegamos sin que nadie nos recibiera. Había dejado unos mensajes antes y sólo la suerte nos acompañaba.

       Paulo con ansias de buscar el cartel “USHUAIA” y tomarse la foto; yo con las ganas de buscar WIFI y emocionada de lo que estaba sucediendo le dije que primero buscáramos a donde quedarnos, solo tenía 100 pesos argentinos ¿Qué se hace con 100 pesos en Ushuaia? ¡Nada! Pero ni para un alfajor tenía.

     Aquí aparece Flor, nuestro ángel austral, ella nos escribió, nos dio su teléfono para contactarla y nos quedamos con ella 4 días, nos invitó al parque nacional “Bahía Lapatalla” ahí empezaba la otra etapa del viaje, kilómetro 0 rumbo a casita.

   12308613_10208412919026752_57591745432608834_n  Sentía el sol que picaba parecía que lo tuviera tan cerca que las marcas quedaron, estaba tan emocionada de llegar al sueño de muchos mochileros, un clima de 19 grados ¡calor! Pareciera que el clima estaba de nuestro lado, fueron 4 días de sol, cielo despejado, mates por todos lados, caminar entre las calles de Ushuaia, caminar sola me hizo tan bien y sentarme junto a la placa turística, llorar y recordar todo, hablar conmigo misma, encontrarle sentido a las últimas palabras de mi papá todo encajaba con satisfacción. Estaba en Tierra del Fuego, en Ushuaia y ahora puedo contarle a todo aquél que quiera escuchar mi historia, describirle como vi las montañas, los glaciares, el mar austral, el frío que hacía, la gente que vive allí y todo el tiempo que tuve para llegar. Estaba feliz, estaba plena. Era la distinción honorable a mi persona, a mi valentía a mis ganas de llegar. Esa era yo, era mi logro, mi título, mi examen profesional, mi examen de vida.

Tocaba volver a subir eran 3 mil km que teníamos que hacer de nuevo pero eso, se los cuento en la próxima entrada…

Gracias por leerme.

12191406_10207723070096422_1484201125121157491_n
Empezamos de nuevo.

Tereré y guarani. Mba’eichapa Paraguay!

img_7399
Así cruzaba para la frontera. Cruzando la calle escuchaba español y del otro lado portugués. Cambio de idioma en 1 minuto.

Ajustar la ruta es todo un caos, cuando se mira al mapa con amor no quieres perderte ningún lugar, ningún pueblo, ninguna ruta y sin duda ningún hablar. Es difícil trazar un camino preciso, justo a los planes y de la nada todo cambia con tal de figurar en una fotografía y decir ¡ESTUVE AQUÍ!  Analicé e hice todo lo posible para no perderme este país, este país que hace 9 años tenía la curiosidad de escuchar una de las pocas lenguas indígenas vivas en Sudamérica; del mismo pretexto había conocido hace 10 años a Cristina la única amiga paraguaya hasta entonces por internet.  Organice mi ruta para poder conocer Paraguay y los 20 días de estadía fueron los de un sueño hecho realidad.

img_7401
El cartel de bienvenida a Paraguay.

Mejor conocido como el corazón de Sudamérica, entraba al último, al noveno país de mi recorrido, con tristeza dejaba Brasil tomando ese último café en la frontera de Ponta Pora sellando mi pasaporte de salida le decía: – a gente se ve! a Brasil. Caminando cruzaba a tierra guaraníes  por una de las fronteras peligrosas y transito de drogas entre Brasil y Paraguay Pedro Juan Caballero. Un día antes, había dormido en la terminal de Dourados después de 5 días en la ruta acampando en una estación de servicio y sin bañarme. 70 reales era mi presupuesto para cambiar a guaraníes. Intentar llegar Asunción donde me vería con mi amiga de 9 años era el segundo paso.

     En la ventanilla de migración Paraguaya me hicieron las preguntas para “para  fastidiarte la entrada” o “molestar al más pendejo”; entre ellas ” – ¿A que viene a Paraguay? – , ¿Cuantos días? – ¿Tiene tarjeta de crédito? – ¿Conoce alguien allá? ETC, ETC… Cuando me dijeron que me darían pocos días, saque lo choca reclamando sutilmente mis 90 días correspondientemente  a mis derechos como turista, vaga, mochilera, viajera y  X sustantivo, al igual, explicándole que quería escuchar el idioma, la cultura y recorrer quizás el país. 

img_7405
Si a Paraguay vas, una chipa debes probar.

Con doscientos mil guaraníes y sin ganas de hacer dedo por territorio paraguayo, decidí comprarme un pasaje para Asunción tampoco era caro 90, 000 guaraníes así tomaba rumbo para la capital. Llegando a la terminal me comunique con mi amiga pero ella no me pudo recibir esa noche, pasé la noche en la terminal con un frío terrible. Cuando dieron las 12 de la noche vi que todo mundo en la estación empezó a tomar asientos para pasar la noche en lo que también yo, tome mi mochila y empecé a buscarme los mejores asientos y dormir para no sentir mucho frío. Al día siguiente, desayunando chipá me encontré con mi amiga en la Universidad de Asunción.

     Paraguay me recordó mucho a México tanto en el transporte público que solo costaba 2 mil guaraníes, no había ninguno que tuviera su termo de tereré. Estaba muy feliz de ver a mi amiga en persona después de muchos años de conocernos por Internet. Me recibió con toda la bienvenida y ofreciéndome su habitación el cuál no quería quitarle su espacio pero insistió en darmelo; en una de esas me dice, en paraguay tenemos un dicho: – “Mientras el paraguayo te de su cama, el argentino te da su sofá” -.

En las calles de Asunción se tiene la costumbre de tener puesto para vender las hierbas aromáticas para hacer el tereré. Tiene un costo entre 3 mil guaraníes. Se machaca en un mortero para después vaciarlo en una jarra de sabor.

13647102_1174722309215000_1608407424_o
Uno de los hoteles más conocidos de Asunción.

Como en algunos países de Sudamérica al argentino tiene la fama “arrogante, alzado etc etc” pero es sólo fama. Caminar por las calles de Asunción se sinónimo de cultura y lengua; escuchar el guaraní el cualquier rincón de la ciudad es un privilegio para el turista oír una lengua indígena viva en nuestro continente. Escuchar al vende Chipá, Chipaguazú, la señora que vende las hierbas molidas para el tereré en la plaza. Las costanera con un atardecer maravilloso. Casi 3 semanas fue mi estadía en Asunción y en todo el país; sin muchos ánimos de recorrer otras provincias.

13568969_1168600193160545_5022294355995480730_o
Cristina, mi amiga de San Lorenzo.

 El tereré es una tradición en Paraguay con frío o calor el tereré se toma frío, cualquier parte que se camine habrá un paraguayo con su termo de agua bien frío (hielo incluso) y su tereré en la mano (tipo vaso y bombilla metalica). En provincia cuando iba rumbo para Asunción, veía las casas de campo con sus frutales y animales de granja, al bajar el sol, las familias salen al patio a tomar su tereré después de un día de calor.

    Paraguay tiene una gastronomía exquisita de probar, sin duda soy amante del Mbeju (fécula de mandioca “yuca”) con un cocido (es té pero queman el azúcar al carbón) ¡Espectacular combinación! La sopa paraguaya que la probe en el Chaco, Argentina como dato curioso es la única sopa sólida en el mundo. Chipa Guazú, Pastl Mandi, chipa, chipa so’o, sopa de porotos, vorí vorí, las empanadas de carne y pollo y sin duda un asado paraguayo que no se queda atrás. ¡Cómo ser vegetariana con todos los platillos!

img_7436
Palacio Nacional, Asunción, Paraguay.

El paraguayo es una persona hospitalaria que ayuda al foráneo, te ofrece su casa, su amistad, un plato de comida pero eso sí, no le hagas una mala jugada por que lo pierdes; parecido al mexicano. Las mujeres paraguayas de cuerpo exuberantes, de grandes caderas, piel morena, blancas y negras, guapas, sin dejar de mencionar que las guaraníes son mujeres muy trabajadoras ya que se cuentan que las paraguayas suelen pagarse y comprarse sus cosas a su propio sudor, no están acostumbradas a que un hombre les compre un par de zapatos o una rosa; los paraguayos :3 no sé quedan atrás, ese mestizaje los hace muy atractivos. En verdad, no deje de ver y deleitar mis pupilas de la belleza masculina paraguaya… ¡Ponga atención!  

img_7409
Virgen de Capiatá. Paraguay

La música paraguaya llamada Polka Guaraní se escucha por donde te sientes, en la terminal todo el día tenían música florklorica del país. Pasar una tarde por la plaza Uruguay o ir tomada de la mano por la av. Palmas o darse una escapadita para Capiatá para visitar el pueblo o la basilica donde se encuentra la virgen de Capiatá.

img_7460
Mural. Mejor explicado no puede estar.

Sin duda, volvería de nuevo a este país que le debo una visita desde Encarnación hasta El Chaco paraguayo, era lo que me esperaba, me sentí a gusto, 1 dólar son 6500 guarníes. Una moneda muy fácil de usar incluso ¡barato para visitar! Qué lástima que los mochileros la mayoría no lo tengan en su lista de países por recorrer. ¿Vale la pena? ¡Claro! volvería por esos tereré, cocido o Mbejú.

SÍ GUARANÍ Y TERERÉ QUIERES DISFRUTAR, A PARAGUAY DEBES ANDAR.

Gracias por leerme y por aportarme un granito de arena a mi viaje. ¡Nos leemos en la próxima entrada!

Cerradinho, Voluntariado. Brasil

         Do cerrado, unos de los ecosistemas únicos en el mundo, con una gran variedad de flora y fauna. Un hábitat donde se respira la naturaleza y te sientes vivo con cada montaña a tu alrededor.

        Llegué al Cerradinho por medio de “Helpx.net” quería vivir una nueva experiencia de voluntariado en la naturaleza, aprendiendo un nuevo idioma y conociendo la cultura del lugar. La respuesta fue un SÍ rotundo. Desde Sao Paulo, armaba mi ruta para Teresina Goias el pueblo donde se encontraba la hacienda.

img_7184
Ruta 60, Teresinas Goias. Brasil

 La ruta a dedo para Brasilia demoro casi 1 mes pero llegué con 100 reales. De Belo Horizonte a Brasilia fueron dos días de ruta, entre 8 kilómetros de “Garotas sexuais” y cenando pan de queso, café y recogiendo cuarzos en toda la ruta, llegué a Brasilia en las primeras horas de la mañana con una exitosa “carona”. Mi portugués a este punto ya era conversable podía entender casi todo y poder sobrevivir en el país. 100 reales eran mi único plan para llegar hasta Teresinas Goais que aún me quedaba buen de viaje.

     

13344692_10208564722946956_2510672176464697173_n
Tarde de Pesca

 El camionero durante todo el viaje, coqueteo conmigo incluso intercambiando número de celular para algún día contactar alguna linda mexicana. Despidiéndome de él y con una sonrisa dándole las gracias por el viaje de 6 horas, baje en una estación de servicio, hablé con el despachador para dejarme acampar “Ipiranga” es la gasolinera donde siempre acampe en todo mi recorrido en Brasil, los chicos son muy buena onda, hay regaderas y todo.  Llegué  las 7 de la noche a Valparaiso, Goias a unos 45 minutos de Brasilia capital, con mucha hambre fui a un restaurante a pedir comida ya que no había tenido problema ninguno en este tema en Brasil. Esta vez, la respuesta era un NO con el estomago lleno de agua, me fui armar la carpa y bañarme. El chico se acerco a mi a preguntarme  – ¿Qué hacía por estos lugares? – el cuál le respondí con una sonrisa y cansancio; como todo brasileño, me pregunto si había comido, le platique que había pedido comida pero que no tenían y mucho menos tenía la plata para comprarme comida ya que era lo único que tenía para llegar a Teresina Goias. Él con una seña de “Espera” regreso a su puesto de trabajo y con su compañera vi que fueron a comprar comida para los dos, sentada con mi botella de agua y dormir con el estomago vació de dos días, vi al chico acercarse a mi con una plato de frijoles, arroz y carne. Diciéndome – ¡Come! – y dándole las GRACIAS infinitas TRAGUÉ y medio sentí e sabor de la comida.

 

img_7138
Dentro de la Hacienda

A las 7 de la mañana estaba ya rumbo a Brasilia, pagué un colectivo y llegar a la terminal de buses con la voluntad de pagar un ómnibus que me llevará Alto Paraiso. Pagué 60 reales y desde Alto Paraiso a Teresina Goias hice dedo pues, eran 2 horas de viaje. El paisaje de la ruta era excepcional oficialmente estaba recorriendo Do Cerrado.

      Es aquí donde empiezo mi historia del “Cerradinho” la primera persona que me recibió en ese lugar se llama Dade, el cuál, sería el protagonista de mi estancia ahí. Un paraibano de 60 años pero tenía más de 30 años viviendo en Goias, con su acento nordestino muy amable me convido café y al final del día Cuzcuz. Esa tarde sería el comienzo de una linda amistad, complicidad, aprendizaje y enseñanza. Una de las tantas frases y conversaciones que tuvimos una de ellas me dijo : – “Minha filha, nadie vive en la tierra, se camina sobre ella”. No recuerdo las demás que me dijo con sabiduría pero esas quedan en mi fiel memoria personal.

co
Yo, Dade y la pareja de franceses a limpiar Bananeras

Como había dicho antes, la dueña es una francesa, me recibió y me instalo en mi refugio de mis próximas semanas. El voluntariado no incluía la comida el cuál logre un trato de trabajar demás con el plato de comida. Conversamos sobre mi, los proyectos que se tenían dentro de la hacienda, esa noche cene, arroz, huevos y tomates. Nos programamos para desayunar juntar. Pan, té, café, mermelada sobre la mesa hecho por ella misma. El almuerzo fue feijao, arroz, pan con agua de limón sin azúcar; la cena lo que sobro del almuerzo. Habían pasado 4 días y la comida seguía siendo la misma, no me quejo de los alimentos pero noté el cambio de menú una semana después

img_7286
El desayuno que la familia me preparo el día de mi cumpleaños. Plátano, café y pan hecho a mano.

 Me había dicho que llegarían una pareja de franceses para también colaborar con las tareas de la hacienda. Ella hablaba muy bien portugués y yo estaba en proceso de seguir hablando el idioma. Le pregunté si los chicos hablaban portugués a lo que ella me dijo: -“No, me pueden hablar en inglés” –  con mi negación en la cabeza le afirme que si. “O caseiro Dade” me enseñaba no sólo de la vida sino como trabajar la tierra, el idioma que tanto quería aprender y también me mostró a su familia. Dade,con orgullo me platicaba que tenía 10 hijos y las pequeña Victoria de 3 años. Se caso por segunda vez con una mujer de 30 años que me consentía con café, pan y suculentos platillos DO CERRADO. Recuerdo, que un día antes de mi cumpleaños, me cocino pescado, arroz, spaguetti y frijoles pues, le había dicho que tenía mucho antojo de pescado y otra era la primera visita que les hacía en su casa. También tenía una ARARA (guacamaya) en casa. Esa noche me quede allí y al día siguiente sobre la mesa el desayuno que quizás ni madre me hubiese hecho para mis 28 años.

      Sin mariachis recibí a los chicos franceses que serían mis compañeros por un par de semanas. El trato de nacionalidades fue vidente. El cambio del idioma fue tan rápido que yo deje de entender todo, mi estomago sentía un menú diferente después de 5 días, por fin, comía una pizza con sabor, pastas preparadas con empeño y el cuzcuz dejo de ser almuerzo. En varias ocasiones, no entendía las conversaciones y me entretenía con el celular con WIFI; sentía su alegría al saber que de nuevo hablaba su idioma, su gente y entiendo perfectamente esa sensación nostálgica cuando se esta lejos de su país. Llegué hacer la interprete para Dade de inglés a portugués el cuál llego un momento que no quise hablar para ellos ni para nadie. En un día de almuerzo, Pascale como se llamaba la dueña, me dejo en paréntesis que “terminaré aprendiendo francés” pero diplomaticamente en algunas veces deje entre dichos “Estoy en Brasil y quiero aprender portugués, deberían hacer lo mismo“.

img_7219
Trabajando se vive, decía Dade

    Los días y con ella las semanas iban pasando, sentí la preferencia que ella le tenía a los chicos desde la comida hasta mostrar toda hacienda y las tareas que se tenían que hacer con instrucciones en francés y daba aliento para las palabras quizás en portugués resumido. De mi parte, ya no iba ni almorzar ni a cenar, Dade como un padre me iba a buscar incluso, me gritaba a través de las paredes que dividían la casa para ir a cenar con él o cuando estaba su esposa e hijos me invitaban también a ver televisión y platicar de nuestras vidas. Dade me preguntaba – ¿Para que viajas? , ¿Por que sufres viajando sin dinero? entre muchas cuestiones más. Mi respuesta con sonrisa acompañada era: -” Quiero vivir, tengo 28 años no quiero morir sin contarle a mi nietos, sobrinos y amigos que conocí paisajes, países, las maravillas que la naturaleza nos da pero sobre todo de las personas que he conocido en este largo viaje; si estuviese trabajando en México, no te hubiese conocido” – y con una sonrisa en sus dientes postizos, acomodándose el sombrero se empezó a reír.

img_7249
Pascale, Axel y yo en la feria artesanal de Teresinas Goais.

En la hacienda las tareas eran muy variadas, entre ellas darle de comer las gallinas, recoger los huevos, cosechar las frutas y verduras que daba en la hacienda, conversar  y tomar el café con Dade por las mañanas, regar por las tardes la huerta, darle de comer a los pescados, hacerle cariños al caballo. Los chicos franceses empezaron hacer una fosa para hacer una nueva bananera. Sin pocas ganas y sin fuerza de voluntad de ayudar ellos hicieron todo el trabajo. Mi comportamiento con todos excepto con Dade cambio, mis días en la hacienda no iban a durar más y una tarde, hablé con Pascale diciéndole que no quería estar más aquí, no me sentía muy bien y prefería dejar.

img_7225
Do Cerrado, Teresinas Goias, Goias, Brasil

 Fueron las noches más linda que vi sobre el cielo brasileño, vi las mas bellas constelaciones sobre el cielo del CERRADO, sentarme todas las tardes exactamente entre 4 y 5 de las tarde para ver volar a las “araras”, los tucanes y hablar de la vida con Dade. Tenía que dejar ese lindo lugar que aunque al final no fue lo más grato pero con las mejores personas que puedo llevar en mi corazón viajero. Esas mañanas donde me despertaban el ruidos de las araras y el miedo de los insectos por las noches. Vienen a mi recuerdo cada momento vivido en ese lugar.

img_7290
Esposa de Dade, yo y Dade

Me despedí de Pascale y de los chicos limando problemas y hacerles saber que ellos no eran motivo para que yo decidiera irme con anticipación sino eran otras circunstancias. A la mañana siguiente Dade me sirvió el último café y hablamos afinando detalles de mi partida sin antes intercambiar direcciones.  El pulgar listo para llegar a Brasilia, me tomo una de las mochilas Dade y con una cara de tristeza que no sabía si lo volvería a ver en esta vida o es que si regreso a Brasil nos dimos un abrazo infinito con mis ojos inundados de agua me dijo su última frase antes de partir “Minha filha, só pede saude pra mim” fue como viajar 13 años atrás cuando vi a mi padre decirme sus últimas palabras al saber que no lo volvería a ver en esta vida.

   

13344742_10208560865130513_3104392917617040812_n
Limpiando bananeras

 Al final, mi experiencia en Cerradinho fue excelente pues conocí, CERRADO, un poco de a cultura brasileña, la existencia de “OS KALUNGAS“, compartir feria con la gente de Teresinas, vivir entre la naturaleza y darse cuenta que también habla. Teniendo más de 200 cascadas mundialmente conocidas y fauna única DO CERRADO es un lugar si a Brasil vienes digno de conocerse. 

Espero que la vida le dé a Dade la vida necesaria para volverlo a ver en este vida y sino, será para la próxima.

¡Gracias por leerme! Nos leemos en la próxima.

foto-e

Cusco, Perú: Pueblo mágico e historia

     Mis días en Perú se han terminado, 83  días de experiencias, de nuevos amigos, de lugares maravillosos que una vez vi en fotografías ilustradas en revistas e imágenes que no olvidaré por el resto de mi vida.

11694356_923253157737350_873783255_n
Rodrigo y yo en la piedra de los 12 ángulos. Cusco, Perú.

     Cusco, capital de la cultura inca, ciudad de las culturas. Declarada patrimonio mundial de la humidad y no sé cuántos títulos más tenga pero de que es mágica lo es. Cuando comencé mi viaje hace 20 meses uno de mis objetivos era conocer Machu Picchu y vivir en Cusco después de este tiempo logre llegar hasta este punto. Nunca me había sentido satisfecha con semejante logro personal, terminar una licenciatura fue un logro para mi vida profesional y placer a mi madre y familia para que hubiese una licenciada más en el clan Zapata – Alamilla pero sentí más propio este quizás porque lo logre con mi coraje, mi sudor y mi dinero. Cada escalón, cada cansancio, cada paso en calles inclinadas en el cuál me faltaba el aire junto al  corazón que me quería explotar fueron las experiencias inolvidables que este territorio inca me hará contar a más de uno.

SAM_5491
Plaza de armas de Cusco.

     Empecemos pues, llegué un 18 de Junio a Cusco desde Arequipa. Conseguí un boleto de bus en s/25 soles. Estaba tan emocionada de pisar esa ciudad que tanto quería conocer, 10 horas de viaje fueron de trayecto. Viajar por la noche será por siempre la mejor opción para viajes largos te ahorras hospedaje y quizás hasta la cena. Llegué alrededor de las 7 de la mañana. El paisaje de Arequipa y Cusco es muy bonito, viajaba de noche pero logre ver las montañas que hacían un toque metafórico con las aguas del pacífico. Me habían dicho que era una carretera pesada ya que había muchas curvas en el camino. Ver el cielo azul y el amanecer como juego me dio la impresión que me tocaría buen clima en Cusco y así fue el mes que viví allí.

       El tema de COUCHSURFING fue complicado y digo “complicado” porque me costó mucho encontrar un anfitrión que me quisiera recibir. Aquí es donde entra Marcos, mi mano amiga. Él me escribió 5 días que llegará a Cusco era su primera surfer que recibía ya que, él le ha costado que lo reciban en otros países incluso en su propio país. Suelo pensar que couchsurfing es un poco “clasista” si los anfitriones revisan tu perfil y te ven que eres “blanco, rubio, ojos azules y no sé cuántos colores más, hablas un idioma extraño te abren las puertas de tu casa” pero sí ves que eres “moreno, bajito, ojos negros y tigreño” te inventa no sé cuántas excusas; yo he sido testigo viviente de este clasismo y de amigos que nadie lo quiere recibir en fin.

11774249_932919820104017_971763510_n
Foto de Rodrigo. Sí uno se quiere tomar fotos con ella se tiene que pagar y bueno se tiene que contribuir pero a falta de la moneda se tuvo que tomar con tal que no se dieran cuenta. 🙂

     Las siete de la mañana estaba pisando esa ciudad anhelada, Marcos muy amable me fue a buscar a la terminal de Cusco me llevo a su casa muy sencilla y humilde. Su madre hablaba quechua al igual que él. Como desayuno comí un maté (té), queso y maíz tostado ¡Muy ricooooo! Ha sido uno de los desayunos más placenteros consumidos en mi vida vagabunda. Me habían dicho que en Cusco uno de los platillos más caros es “CUY” para suerte mía, la madre de mi COUCH tenía un criadero de estos simpáticos roedores que en México son conocidos como HAMSTER y eso no era todo, había llegado el tercer domingo de Junio o sea, llegué justo a las fechas del día del padre y como banquete había CUY en el menú. Recuerdo que mato 3 de esos animalitos y hembras dos de ellas estaban embarazadas. Le pregunto a la señora  -“¿Qué iba hacer con eso?”- A lo que la señora me contesto: – se come -. Al final me supo tan rico el almuerzo que no quise indagar del cómo me comí los fetos del CUY.

    El tema del baño era chistoso ya que, no contaba con calentador de agua sino tenía que poner la cubeta en el sol para que se calentará y no tenía un inodoro como las demás casas donde había estado antes sino tenía un “Baño turco” consiste en que tiene un hueco en el suelo. Uno se tenía que agachar para hacer sus necesidades. Su madre era muy simpática y te inspiraba toda la confianza lo cual me hizo contarle una que otra historia mía del pasado; me hizo bien platicarle una parte de mi vida desde la infancia hasta ahora, nos hace bien que haya alguien quien te escuche. Me fui feliz de ese lugar.

11749809_937352409660758_813651230_n
Subir hasta este punto fue un reto físico y personal para mi pero el paisaje vale la pena.

     Cusco está a 3, 400 metros a nivel mar, caminar esas putas calles inclinadas era todo un pensar con el corazón casi a explotar caminaba con toda la tranquilidad del mundo esas calles empedradas que hoy las extraño con mucho cariño. Estar en esa ciudad era mágico la arquitectura, la gente, la cultura, la comida y la experiencia de vivir en unas de las ciudades más turísticas de Sudamérica y de Perú era incomparable.

     Para poder quedarme el mes en la tierras incas tuve que buscarme un voluntariado; me costó mucho encontrar el intercambio ya que algunos me pedían pagar pero realmente no tenía la plata para ello me había respondido un hostel y con suerte me aceptaron para trabajar con ellos. Justo llegaba a la fiesta más grande de Cusco “Inti Raymi” que en quechua significa “Fiesta del sol” es una antigua ceremonia religiosa andina en honor al Inti, que se realiza cada solsticio de invierno en los andinos. Era una ceremonia que no me podía perder obviamente se puede pagar para presenciarlo de cerca pero recuerden, como mochilero “por la experiencia no se paga”. Esa semana fue de fiesta y el día del Inti Raymi se tenía que estar muy temprano en Sacsayhuamán sí quería tener una buena vista.

Fotos.-

11830655_937352009660798_39359419_n
Yo.
SAM_5517
Sacsayhuamán
SAM_5546
Inti Raymi
SAM_5559
Cruz Inca, en la ceremonia del Inti Raymi

SAM_5519 SAM_5524 SAM_5526 SAM_5557

Sacsayhuamán era una fortaleza de ceremonia que utilizaban los antiguos incas para el inti raymi y otras ceremonias para el sol o sacrificios.  A las 6 am fue la hora para llegar al recinto, hacía un frío terrible y subir esas piedras igual era una travesía al menos para mí. La Ceremonia empezaba a las 9am en la plaza de Cusco y a las 12pm estaban subiendo todas las personas que iban a participar en la ceremonia mezclados entre turistas. ¡La fiesta había empezado! El Inti Raymi es un espectáculo de colores, danzas y significado en la cultura inca. La personificación de cada uno de los involucrados era maravillosa. Tardo 4 horas, el sol no era pretexto para terminar de verlo; el recinto era lleno total entre turistas y cusqueños vendiendo artesanía y comida. Me fui satisfecha de este espectáculo, iría por una segunda vez. Lo peor de todo esto es que al terminar el evento queda hecho mierda el recinto y eso lo hace triste.

SAM_5495
La piedra de los incas
SAM_5496
La piedra de los Inca-paces. Refiriéndose a los españoles.

     Los siguientes días serían de caminar y descubrir cada rincón esa ciudad. San Blas, un lugar donde se manifiesta el arte de los artesanos peruanos y cualquier foráneo que este de paso, escuchar el sonido de cualquier instrumento y el olor de la marihuana se hace sentir. La cuestión de ser artesano foráneo tiene su desventaja ya que los policías municipales tienen un estrictito trato el cual no te deja trabajar en cualquier parte de Cusco.

     La piedra de los 12 ángulos es uno de los atractivos  de la ciudad. En ese pasaje hay dos paredes con diferente piedra. Los que se encargan de contar la historia dicen que una es la pared de los “INCA-paces” refiriéndose a los españoles que trataron hacer algo similar y la otra de los “Incas”. Suele ser inexplicable como los incas grandes arquitectos pudieron acomodar y pacientemente darle esa forma a las piedras (Cuando fui a Machu Pichu explicaron como lo hacían); la manera de como acomodaban las piedra era de forma inclinada como piramidal para que cada uno pudiera soportar a la otra. La piedra de los 12 ángulos era la única que tenía ese número ya que apoyaba a las demás y también se refería a los 12 palacios que se encontraban en el antiguo Cusco. Al igual en cierta parte de las paredes los incas lograron dibujar con las piedras la forma de los animales emblemáticos en su cultura entre ellos el cóndor y el tigre.

SAM_5776
La ciudad de Cusco desde el cristo Blanco. No se logra distinguir la figura del tigre pero en presencia se logra.

     Cusco como ciudad tiene forma de Tigre, eso lo pude notar cuando subí a donde se encuentra el Cristo Blanco. Que también era un animal sagrado para la cultura Inca. Los amaneceres eran hermosos desde San Blas, los anticuchos, la sopa de quinua, rocoto relleno, el mate entre otros platillos comido que con nostalgia logro pronunciar. ¿Extraño ese lugar? ¡Claro! Como no extrañar esa tierra llena de historias, misticismo y esa magia que hace quedarte y no irte más pero cuando dice: “Es hora de partir” con a duras penas te deja ir sin antes dejarte impregnado en la piel lo cálido de su gente a pesar de la friolenta ciudad.

     Hace dos meses que deje Perú y Cusco y pareciera que fue ayer que partí, tengo cada recuerdo fresco de lo que viví allí. Subí montañas que en mi vida lograría subir, unas de 1 mil metros que me costaron un huevo y el otro, paisajes únicos, la Zona X que se encuentra al norte de Cusco, caminar entre sus bosques, la gente que vive entre ovejas y montañas.

SAM_5786
Sacsayhuamán.
11815858_937348602994472_1091077451_n
Desde mil metros de altura.

     Cabe mencionar que, en Cusco todo se paga nada es gratis para ellos en las oficinas de turismo te dan cuponeras con un costo de s/170 para ingresar desde museos, catedrales y zonas arqueológicas en mi caso un par de veces entre a las catedrales gratis J y eso cuando había una misa o equis razón. El Coricancha igual se paga pero ese lo contemple desde fuera.

     Se dice que Cusco es la ciudad más cara de Cusco ¿Cara? Bueno en mi caso y sin llevar mucho dinero no me pareció cara creo que eso depende de cómo uno lo quiera ver.

     En Fin, no terminaría de escribir lo tanto que vi en Cusco pero lo que si les puedo decir que si en tu mapa de ruta esta la ciudad de los incas no dudes en pasar a conocerla quizás te propongas ir una semana lo más probable es que te termines quedando más de lo planeado. Eso sí hay que ir bien abrigado aunque es irresistible comprarte el gorrito, los calentadores, los guantes y el abrigo típicos que las mujeres tejen con ganas de venderte hahahaha.

¿Recomiendo Cusco? ¡Claroooo! Sí vas a Perú y al menos no vas a Cusco es un viaje perdido. ¡Visítenlo!.

11815932_937351699660829_1352990326_n editada 2 SAM_5821 SAM_5789 SAM_5777

Una vez más, gracias aquellos que me leen y siguen mi camino. Este blog lo escribo para compartir mis experiencias durante el viaje. Al igual dejo mi  Número de cuenta por sí alguien quisiera ayudarme con algunas monedas para seguir avanzando.

¡Nos vemos en la siguiente entrada!

Cuenta Santander:

Cuenta SANTANDER: 60-56308464-6

Clabe:014790605630846461

Paypal: linda-zapata1988@hotmail.com