Chacarera para recordar. Chaco, Salta y Tucumán.

El mate por las mañanas, pan tostado, dulce de leche y esos amaneceres marrones eran el comienzo de mis días en el Chaco. ¡Cómo no extrañar cada detalle de la escena! Sin son recuerdos frescos que no quisiera olvidar;  el tiempo ha pasado como agua que quisiera retornar a las conversaciones inventadas, las pizzas de los sábados, los días fumados, las risas al estilo paraguayo pero sobre todo, sus caricias en mi rostro.

    

13871749_1062441263834930_185868910_n
Casa couch en Resitencia.

Llegar al Chaco, fue una de las experiencias inolvidables en Argentina (después de la Patagonia). Las casi 8 horas esperando alguien que me trajera hasta allí valió la pena. Llegué a las 12 de la noche a Corrientes, tome el micro para Resistencia con la dirección de mi couchsurfer en la mano, adivinando y preguntando llegué a ese departamento en el cuál no pensé quedarme los 2 meses de familia.

     Preguntando a los vecinos donde se encontraba dicha dirección un chico amable me ayudo a llegar; el primer rostro y palabras de bienvenidas me las dio Marcelo un porteño que viaja en bicicleta y con el cuál crecería una buena amistad. Esa noche cocinando pizza conocí a mi COUCH; Elias, Óscar y Romina (paraguayos), Jonathan (Brasil), Santiago (México) y yo. Era una casa tipo couchsurfing colectivo, el cuál recibían viajeros tras viajeros.

     Escribo con nostalgia y escuchando chacarera estas líneas, fueron momentos de alegría, molestias, discusiones, de compartir, de convivencias, de sentimientos, de amigos en las buenas y las malas, de que hay una familia con amigos y de muchas emociones en casa. Tuve la dicha de conocer a los amigos que sin conocerte estaban allí, consejos, jalones de orejas, muchas risas pero muchas risas con mi hermano paraguayo Óscar el cuál cada vez que nos fumábamos un cañito de esa plantita verde nos brotaba la risa; un par de veces me iba al universo y me comí la rebanada de pizza más larga del mundo JA JA JA y no es ¡albur!

    

14519676_1094359283946553_6304766143085379508_n
Mi disfuncional familia del Chaco

A veces salía a la plaza de Resistencia a trabajar la artesanía, a los semáforos  por 50 pesos y después con mi respectiva chipa regalada me retiraba de mi centro de trabajo. La gente del Chaco es muy amable, el vecino de la tienda me regalaba pan y el verdulero lo mismo jajajaja… El Chaco es una de las provincias más pobres de Argentina pero con la población más solidaria, generosa y bondadosa de ese país. La mayor parte de la población anda en moto y con su peculiar “WE” como “¡ahh!” hace que te quedes más en Resistencia.

img_1532
Melissa, Nolberto y yo en Salta. Nuestro ángel de la ruta.

En la misma casa conocí a Melissa, una simpática e insistida puertoriqueña que me apaño para que la acompañara a Salta ahí tenía a mi amiga “La negra” quién conocí hace 1 año en Arequipa, Perú. Para ese tiempo, emocionalmente no andaba del todo bien y viajar no era una opción para olvidarlo, Meli comprendía bien mi delirio pero al final de cuenta, la desilusión es la respuesta a la acción hecha.

     Salta o mejor conocida “Salta la linda” y sí que lo es, nos recibió con un clima óptimo. Antes, hicimos dedo desde Resistencia más de 800 km para llegar ahí. Tuvimos una suerte ¡De perro! Dijéramos en México, contemplamos los paisajes del norte y ver de nuevo las montañas es sinónimo de alegría para mí.

    

img_1583
Vista Panoramica de Salta.

Nos recibió mi amiga, el cuál compartimos anécdotas, música, artesanía entre más. Recorrimos la ciudad, el teleférico como atractivo turístico al igual que el museo que aguarda a las momias de niños que fueron encontrados en la cordillera de los Andes el cuál, se exponen allí.

img_1764-pano
Cerro de los 7 colores. Pumamarca, Jujuy, Argentina

     Destino siguiente, Pumamarca, Jujuy y el famoso cerro de los 7 colores. Mis ojos quedaron nulos a ver dicha maravilla de la madre naturaleza, los colores que se expanden en los cerros. Esta provincia muy cerca de Bolivia (a unas 2 horas) me hizo sentirme en dicho país ya que, la gente de allí sus rasgo son indígenas al igual viven bolivianos en esta parte del país. Mis ánimos no eran los mejores pero al final del viaje, los disfrute gracias a Melissa.

    

img_1799
¿De que tamaño somos realmente?

Regresamos a Resistencia; se me acaban los días en Argentina y tenía que volver a Chile. Mi última provincia para conocer era Tucumán, pues, soy fans de Mercedes Sosa y no me podía ir sin pisar la tierra de una de las cantautoras más reconocidas en Latinoamerica. Si no hubiese llegado Agustín estuviera aún en Resistencia. Agustín un porteño llego a la casa de paso y con la misma dirección lo invité a esperarme incluso, ponerme de acuerdo con un camionero y así fue como partí tristemente y con lágrimas de Resistencia. Viajamos con el camionero toda la noche cebando mate, Nolberto con quién ya habías viajado antes y esta era mi tercera vez arriba de su camión. A las 7 de la mañana habías llegado a Salta y con dos horas para llegar a Tucumán nos paramos en la ruta a esperar y en menos de 1 hora ya estábamos viajando rumbo a la ciudad de San Miguel de Tucumán.

     12 horas de viaje, en dos carros, fue uno de los aventones más rápidos en mi historial de viajes; llegamos a Tucumán sin tener donde dormir, ya que ambos viajábamos sin presupuesto; bueno, yo menos que Agustín jajaja…Nuestra couchsurfers no había dicho que sí pero después pues aún no llegábamos al final nos dijo NO pero como la suerte del viajero y la ruta es mágica a último momento nos dio  opciones y una de ella era, acampar y sin alegar, ACEPTAMOS.

14536965_1268886616495806_385271571_o
San Miguel de Tucumán. Argentina

La ciudad de Tucumán es la cuna de la caña y de los famosos INGENIOS ya que, en los tiempos de oro la ciudad vivía de la caña de azúcar (hasta hoy día pero no como antes), haciendas, parques y peñas que con nostalgia se reflejan en la ciudad y su gente. Los tucumanos se caracterizan por su peculiar formar de hablar y el cuál pude medio descifrar, la pronunciación de la R es peculiar en el norte argentino pues, la arrastran al hablarla entre vocales. Cuna  de la independencia Argentina, Tucumán la hace turística y bella con su arquitectura. Nuestra COUCH junto a su familia compartimos empanadas y comida mexicana, chistes tucumanos entre más.

    

14441174_10210458181912508_635170866520372035_n
Probando Achilata, nieve típica de Tucumán con Agus.

Agustín quien se quedaba más tiempo se despidió de mi con un abrazo y ¡Hasta pronto! Tenía 11 maratónicos días para salir de Argentina sino pagaba multa. Hacer dedo por esta zona fue toda una travesía ya que, en la ruta de Tucumán – Catamarca es muy difícil por la cuestiones de robo pues, al tucumano se le conoce como “chorero” (ladrón); hice dedo muy temprano y fue casi imposible llegar ese día a Catamarca me encontré con un brasilero con quien compartimos casa en Tucumán y acampamos juntos en una estación de servicio aún en Tucumán. Nos levantamos temprano para continuar nuestra ruta, él hacía la ruta 40 y yo rumbo a Mendoza.

     Sin éxito para avanzar tome un bus que me llevará a Catamarca, allí solo me quede un día pues, iba a comprar “la piedra rodocrosita” la piedra nacional de Argentina y Catamarca tiene las minas. El mismo lapidero, me acogió en su casa y al día siguiente para la Rioja. Ahí el dedo fue más rápido y con la mejor suerte que pueda tener en esa ruta. Me llevo un Riojano quién su esposa era fans de la virgen de Guadalupe y para eso tenía estampita de la misma; los segundos fue una familia quien me llevo al punto clave para avanzar hasta San Juan. Se dice que los Riojanos dan plata para aquél que lo necesita en el caso  mío como viajera y sin duda, es cierta la familia cuando me dejo en la ruta, me dio 100 pesos que con eso almorcé aquella tarde. En la pampa, donde no pasa ni un alma; casi 1 hora esperando me levanto un camionero con quién venía escuchando chistes y como no podía llevarme hasta Mendoza que era su destino final me dejo en la estación de servicio donde acampé.

14585463_1245956845457004_1099999327_n
Casa couchsurfing en Tucumán. 

    Mi último día de aventón en Argentina, tenía que ser exitoso. Llegar a Mendoza era la misión. Me quedaba 8 días para salir de Argentina contaba los días para no pasarme de la fecha. La suerte estaba de mi lado y menos de 1 hora estaba viajando con un camionero para San Juan, cebando mate y con platica llegué hasta el cruce de San Juan y Mendoza.

El sol picaba y estaba a unos 200 km de Mendoza, eran las 2 de la tarde y mi suerte aún conspiraba a mi favor. El último camionero de mi recorrido por este país se hacía presente; Carlos de 60 años me llevaba para Mendoza entre platicas, risas y algunas preguntas muy atrevidas el cuál tuve que esquivar más de mil veces llegué viva a Mendoza.

     Tenía 7 días para salir, recorrí 2000 km en 4 días hasta Mendoza. Allí en Mendoza, me quede 4 días más y conocí a Rodrigo quién me llevaría a ver los Andes desde otro plano del mundo.

¿Qué puedo decir de Argentina? Fueron 3 veces que entre, Norte, centro y sur.

¿Qué me llevo de este país? El mate, los alfajores, la gente linda del norte, sus empanadas tucumanas, la chacarera, la imagen del gaucho montando a caballo en Corrientes, el asado, la previa ante el fernet, hablar de política, fútbol y religión es arriesgarse jajajaja pero sobrevive uno.

¿Volvería Argentina?

Claro pero más al Chaco donde deje amigos y amigos por las calles. Al fin termino con Argentina. Sin duda lleno de paisajes. Desde pampa hasta glaciares.

Gracias a todas esas personas que hicieron mi estancia en este país amigable, creo que como mexicana fue bien recibida y apapachada.

img_1868

¡GRACIAS TOTALES!

Argentina. ¡Fin del Tango!

Voy a empezar con un poema de Pablo Neruda que mi amigo Agustín me compartió:

Algunas veces encuentras en la vida 
una amistad especial:
ese alguien que al entrar en tu vida
hace un clic especial. 


Ese alguien que te hace reír sin cesar;
ese alguien que te hace creer que en el mundo
existen realmente cosas buenas.
Ese alguien que te convence
de que hay una puerta lista
para que tú la abras.
Esa es una amistad eterna…
Si te alejas,
tu amistad eterna te sigue.
Si pierdes el camino,
tu amistad eterna te guía y te alegra.
Tu amistad eterna te lleva de la mano
y te dice que todo va a salir bien.
Si tú encuentras tal amistad
te sientes feliz y lleno de gozo
porque no tienes nada de qué preocuparte.
Tienes una amistad para toda la vida,
ya que una amistad eterna no tiene fin. 

img_6301
Tango en Buenos Aires,

  Llego a la conclusión de mi viaje por Argentina, 16 provincias visitas más de 20 ciudades y mil almas que me colaboraron para que mi estancia fuera la mejor. Norte, centro y sur; desierto, pampa, glaciares, bosques, nieve son los paisajes que la Argentina te ofrece. En la Buenos Aires la ciudad de las Furias como Cerati la describió en vida es la ciudad donde hay cultura, colores, ferias, al porteño mal hablado, sencishito (sencillito) y carismático. El porteño mal visto en todas partes de Sudamérica pero generoso para dar direcciones incluso, para pagar el pasaje del colectivo. El Subté no es el mejor medio de transporte, quizás me toco subirme al peor JA JA JA; la arquitectura ¡maravillosa!, viajar en tren es una experiencia única y barata; el mate por las mañanas, tardes o noches es de ley pero agradable ese ritual de compartir una conversación con facturas.

img_6351
“El caminito” Boca, Buenos Aires. Argentina

Trabajar en San Telmo los domingos con mi paño de artesanía es para agregarlo a mi curriculum pues, es la feria más grande e importante de Sudamérica, ver bailar tango por las calles de San telmo y el barrio del “Boca” en el “Caminito” es mágico y excitante. El asado porteño no se queda atrás, los vinos.., el café que es malísimo en Argentina pero lo hacen cotidiano eso me dijo mi amigo Pablo quién fue mi estupendo guía. Buenos Aires tienes historia entre sus callejones, el obelisco y los cementerios con sus personajes ilustres como Evita Perón.

img_6273
Tumba de Eva Perón

    No terminaría describir Buenos Aires; tomé mi mochila acompañada de una catalana rumbo a Córdoba donde había dejado algunas cosas. Córdoba la capital el FERNET, de las previas, de ese acento peculiar que se reconoce a la primera frase. Visité a mis amigas después de 2 años, durmiendo en la terminal de Córdoba capital ya de una abortada visita a San Marco Sierra, de hecho me hice la dormida en el bus para no pagar el pasaje completo :D. Viajar en tren por 6 pesos fue lindo pero con un calor de 45 grados y sin ventanas no lo es tanto. Carlos Paz un buen lugar para el fin de semana y largos con los calores de verano es buena opción pero mi pueblo favorito Alta Gracia, con arquitectura colonial y un sueño hecho ir a la casa de Ernesto Guevara. Córdoba es mi provincia favorita el ambiente de juventud y universitaria se vive sin dejar de mencionar que los cordobeses son lindos, guapos y simpáticos entonces ¡parada obligada!

14632758_10211238080413913_1748048726_o-1
Andes, desde Mendoza.

 San Luis y Mendoza son provincias bellas; Mendoza caminando por los viñeros y la vista de los Andes como postales en mi mente también tiene desierto. San Luis con sus lagos y ríos te hacen quedarte y no salir de sus aguas frías.

Debo confesar que mi parte favorita de Argentina es el norte. Recorrí a dedo Argentina de norte a sur pagando dos veces colectivo en Argentina y de ahí no más, escuché diferentes acentos, diferente trato y puedo decir que Argentina no es solo Buenos Aires y Córdoba, el argentino no es solo el Porteño ni el Cordobés ¡No! Creo que este país me dio una bofetada de generosidad y nobleza de la perspectiva que tenía o se tiene del argentino; creo que para eso viajamos para abrir nuestras visiones y crear nuestras propias creencias.

img_6252
Monumento a Mafalda.

   

img_20160714_143943
Boca del diablo, Cataratas de Iguazú, Argentina

  Se venía la tercera entrada por Ciudad del Este, Paraguay, quería conocer las Cataratas del Iguazú no podía irme de Sudamérica sin conocerlas. Aquí mi problema como lo ha sido desde el comienzo de mi viaje es el dinero. La entrada a las cataratas eran de $300 pesos hice dedo desde Iguazú y funciono muy bien, llegué a la caja para explicar mi situación financiera a la que hicieron caso omiso; para eso, iba con mi mango de pulseras  para casos de emergencias. Me senté y tomé valor para hacer mi mejor hazaña y no pagar esos $300 pesos. Me acerque a los guardabosques  y les conté mi conmovedora historia. Tenía a la mano $100 pesos y fui al cajero y sólo tenía 80 JA JA JA JA quería pagar pero al ver mi cuenta sólo tenía para un vaso.

     Con éxito la misión pude pagar 40 pesos (como misionero) aunque algunos entras gratis (por suerte) yo feliz con el trato entre a disfrutar dicho maravilla natural que solo Pacha Mamma puede sorprendernos. No había visto tanta agua en mi vida, arcoíris, tanta vegetación y mariposas hermosas que se paran en la piel sin querer irse.

    

img_6113
Córdoba, Argentina.

Dejando el camping en Puerto Iguazú pues, visité la ciudad que por cierto, es caro para ir allí… 80 pesos pasaje de ida y otros 80 de vuelta para ir a las Cataratas, se puede ir haciendo dedo así lo hice. Desarme la carpa para rumbo a Resistencia, el Chaco. El día fue óptimo, un brasilero me llevo hasta 400 km pasando Posadas. Me quedé acampando en la estación de servicio como es costumbre. Esa noche pasé una helada terrible; me alisté y me puse a la ruta con mi pulgar para llegar ese mismo día a Resistencia. Fue  la espera más larga de mi vida. Desde las 8 de la mañana hasta las 6 de la tarde sin éxito. Me subieron unos policías que me avanzaron 20 km después un señor con su hijo otro 50 km. Viendo mi suerte eran ya las 7 de la noche caminé unos 3 km, resignada a pasar frío de nuevo iba contemplando los atardeceres gauchos. De repente un carro estaba detenido a 500 metros. ¡Me estaba esperando! Me pregunto para donde iba y con entusiasmo respondí ¡Resistencia! Él iba a Corrientes y así fue como viaje toda la noche llegando a Resistencia a las 12 de la noche.

Gracias por leerme. Estoy en las últimas entradas de mi viaje por Sudamérica.

14647414_10211252455293276_978178748_o
Ana, Rodri y yo en el desierto de MEndoza, Argentina.

Ushuaia, 365 días después.

En  1826 el barco  HMS  Beagle  de 200 toneladas de carga, bajo el mando del  capitán  Fitz Roy, fue enviado a estudiar los mares del sur. El Beagle ancló en una supuesta bahía que resultó ser un magnifico canal de hoy lleva su nombre. Allí navego también los indígenas Yaganes, hábiles remeros de los canales fueguinos.

Ushuaia que en idioma de los nativos yaganes significa “puerto interior hacia el poniente.

  Estoy por cumplir casi 3 años viajando y hace 1 año que cumplí el mayor de mis sueños ¡Qué dichosa soy!… Aún me falta mucho por descubrir pero me siento feliz de llevar una relación con mi mochila y con la vida. ¿Qué más le puedo pedir a está pinche vida?

Hace un año que hice el viaje para Ushuaia y me viene este párrafo que leí del libro “Bullet Park”

“En momentos así, uno piensa con felicidad: éste es mi país, único, vasto, misterioso. En aviones, aeropuertos o en trenes de otros país”.

Es así como termino este relato de mi travesía por zonas frías, australes y huanacos por todas partes.

    12279190_10208412923866873_2246711165656076742_n Esperando a Gustavo para continuar la ruta, los oficiales de la aduana lo hacen para un lado y le empiezan a revisar todo el camión incluso tuvieron que ir a buscar a los perros si en dado caso tenía drogas el camión. En eso, nos habla el camionero y nos dice que nos subamos que teníamos que volver de nuevo a Río Gallegos  ¡Queeeeee! Con mi cara de frustración nos volvimos y nos platicó Gustavo que no lo dejaron pasar  pues tenía un precinto abierto en la puerta de la caja (tipos candados) y eso hacía dudar a los oficiales de que quizás podría llevar drogas. Una semana antes, nos decía Gustavo que había incautado 8 kilos de cocaína en un camión, había pasado 3 zonas fronterizas y en la aduana argentina de Tierra del Fuego se percataron de ello. Es por ello que, estaban más pilas con las revisiones hasta el punto de que Paulo se acerca para checar que estaba pasando el oficial chileno se percató de su acento colombiano y empezó a preguntarle si traía drogas le paso el perro para olfatearlo y lo empezó a revisar. ¡Mala experiencia para Paulo!

    Nos regresamos, Gustavo nos dejó en la estación de buses para asegurar el viaje le dejamos las mochilas y tomamos las de mano. Nos prometió que no iría a buscar en cuanto solucionará la cuestión del precinto él tenía por seguro que se arreglaba el mismo día pero ¡Ohhhhh sorpresa! Pasamos la noche en la estación con un frío ¡terrible! Podríamos regresar de vuelta a casa de Silvia pero no quería abusar de su generosidad y por mi cuenta me quedé en la estación de bus. Paulo me sugirió que llamáramos a su casa pero mi respuesta fue: -NO – .

Pasamos frío, hambre llego un momento donde me dolían los huesos con tal temperatura. Nos tuvimos que meter a un cajero que estaba adentro de la estación y quizás así no pasar tanto frío pero ¡imposible! Dormimos terrible mal con la espera que Gustavo nos fuera a buscar lo anunciábamos con ancias. El reloj marcaba las 9 de la mañana y ni sus luces, las 11 y ya estaba pensado que quizás se fue sin nosotros y lo peor nuestras mochilas con él.

12107031_10207708855181058_2329297108770896070_n
Ailen y su familia en Rio Grande, Tierra del Fuego, Argentina. Oct 2015

Eran tan solo 350 km para llegar a Ushuaia y una linda voluntaria que nos daría una cama calientita nos esperaba en Rio Grande, Tierra del Fuego; con los papeles arreglados pasamos las 4 fronteras que están en la ruta más austral del mundo. Sin problemas finalmente llegamos a la primera ciudad de la provincia de Tierra del Fuego, Rio Grande. Ailen nos esperaba con todo el entusiasmo para acogernos en su casa, veníamos de acampar en gasolineras, pasar frío, heladas, hambre, vientos, problemas aduaneros etc etc…, estar en Rio Grande era ya la gloria, un paso a Ushuaia, estaba más cerca de mi sueño como mochilera.

    La familia de Ailen nos recibió como parte de la familia, nos prepararon cena, nos dieron una cama calientita que compartimos Paulo y yo y paseamos por la ciudad. Tierra de los ONAS esa cultura patagónica que fueron cruelmente asesinados como animales de colección hoy en día no queda nada de ellos ni siquiera un descendiente. Se dice que cuando llego Magallanes atravesando en su barco el estrecho que lleva su nombre vio fogatas en todas partes, la gente vestía cuero y pieles de animales, casi desnudo en temperaturas muy bajas. Es por ello, que lleva el nombre de Tierra del Fuego.

  La estadía duro 4 días para tomar fuerza y seguir haciendo dedo hasta Ushuaia que tan solo nos quedaban 200 y pico de km para llegar. No esperamos mucho y nos llevó un señor directo hasta la ciudad de ensueño. Las montañas cubiertas aún de nieve y con un cielo azul y el sol que quemaba nos recibía Ushuaia.

   

12190059_10207741169148887_3352584281037521532_n
La cordillera de los Andes, Argentina.

  No puedo escribir mi emoción de estar ahí, parece que fue ayer que pisé la ciudad más austral del mundo, tengo tan fresco los recuerdos desde que nos bajamos de ese carro y nos dirigimos hacia el centro. Estábamos tan felices de al fin llegar a nuestro objetivo, el de Paulo algunos meses el mío hace 2 años (Octubre 2015)… Este era el resultado de mi travesía, de mis días en la ruta, del frío y de todos, todos los  momentos que pasé desde el primer día que tome la mochila para llegar hasta aquí; aún no acababa la aventura final, no teníamos donde dormir, no teníamos Couchsurfing ¡nada! Llegamos sin que nadie nos recibiera. Había dejado unos mensajes antes y sólo la suerte nos acompañaba.

       Paulo con ansias de buscar el cartel “USHUAIA” y tomarse la foto; yo con las ganas de buscar WIFI y emocionada de lo que estaba sucediendo le dije que primero buscáramos a donde quedarnos, solo tenía 100 pesos argentinos ¿Qué se hace con 100 pesos en Ushuaia? ¡Nada! Pero ni para un alfajor tenía.

     Aquí aparece Flor, nuestro ángel austral, ella nos escribió, nos dio su teléfono para contactarla y nos quedamos con ella 4 días, nos invitó al parque nacional “Bahía Lapatalla” ahí empezaba la otra etapa del viaje, kilómetro 0 rumbo a casita.

   12308613_10208412919026752_57591745432608834_n  Sentía el sol que picaba parecía que lo tuviera tan cerca que las marcas quedaron, estaba tan emocionada de llegar al sueño de muchos mochileros, un clima de 19 grados ¡calor! Pareciera que el clima estaba de nuestro lado, fueron 4 días de sol, cielo despejado, mates por todos lados, caminar entre las calles de Ushuaia, caminar sola me hizo tan bien y sentarme junto a la placa turística, llorar y recordar todo, hablar conmigo misma, encontrarle sentido a las últimas palabras de mi papá todo encajaba con satisfacción. Estaba en Tierra del Fuego, en Ushuaia y ahora puedo contarle a todo aquél que quiera escuchar mi historia, describirle como vi las montañas, los glaciares, el mar austral, el frío que hacía, la gente que vive allí y todo el tiempo que tuve para llegar. Estaba feliz, estaba plena. Era la distinción honorable a mi persona, a mi valentía a mis ganas de llegar. Esa era yo, era mi logro, mi título, mi examen profesional, mi examen de vida.

Tocaba volver a subir eran 3 mil km que teníamos que hacer de nuevo pero eso, se los cuento en la próxima entrada…

Gracias por leerme.

12191406_10207723070096422_1484201125121157491_n
Empezamos de nuevo.

Cerradinho, Voluntariado. Brasil

         Do cerrado, unos de los ecosistemas únicos en el mundo, con una gran variedad de flora y fauna. Un hábitat donde se respira la naturaleza y te sientes vivo con cada montaña a tu alrededor.

        Llegué al Cerradinho por medio de “Helpx.net” quería vivir una nueva experiencia de voluntariado en la naturaleza, aprendiendo un nuevo idioma y conociendo la cultura del lugar. La respuesta fue un SÍ rotundo. Desde Sao Paulo, armaba mi ruta para Teresina Goias el pueblo donde se encontraba la hacienda.

img_7184
Ruta 60, Teresinas Goias. Brasil

 La ruta a dedo para Brasilia demoro casi 1 mes pero llegué con 100 reales. De Belo Horizonte a Brasilia fueron dos días de ruta, entre 8 kilómetros de “Garotas sexuais” y cenando pan de queso, café y recogiendo cuarzos en toda la ruta, llegué a Brasilia en las primeras horas de la mañana con una exitosa “carona”. Mi portugués a este punto ya era conversable podía entender casi todo y poder sobrevivir en el país. 100 reales eran mi único plan para llegar hasta Teresinas Goais que aún me quedaba buen de viaje.

     

13344692_10208564722946956_2510672176464697173_n
Tarde de Pesca

 El camionero durante todo el viaje, coqueteo conmigo incluso intercambiando número de celular para algún día contactar alguna linda mexicana. Despidiéndome de él y con una sonrisa dándole las gracias por el viaje de 6 horas, baje en una estación de servicio, hablé con el despachador para dejarme acampar “Ipiranga” es la gasolinera donde siempre acampe en todo mi recorrido en Brasil, los chicos son muy buena onda, hay regaderas y todo.  Llegué  las 7 de la noche a Valparaiso, Goias a unos 45 minutos de Brasilia capital, con mucha hambre fui a un restaurante a pedir comida ya que no había tenido problema ninguno en este tema en Brasil. Esta vez, la respuesta era un NO con el estomago lleno de agua, me fui armar la carpa y bañarme. El chico se acerco a mi a preguntarme  – ¿Qué hacía por estos lugares? – el cuál le respondí con una sonrisa y cansancio; como todo brasileño, me pregunto si había comido, le platique que había pedido comida pero que no tenían y mucho menos tenía la plata para comprarme comida ya que era lo único que tenía para llegar a Teresina Goias. Él con una seña de “Espera” regreso a su puesto de trabajo y con su compañera vi que fueron a comprar comida para los dos, sentada con mi botella de agua y dormir con el estomago vació de dos días, vi al chico acercarse a mi con una plato de frijoles, arroz y carne. Diciéndome – ¡Come! – y dándole las GRACIAS infinitas TRAGUÉ y medio sentí e sabor de la comida.

 

img_7138
Dentro de la Hacienda

A las 7 de la mañana estaba ya rumbo a Brasilia, pagué un colectivo y llegar a la terminal de buses con la voluntad de pagar un ómnibus que me llevará Alto Paraiso. Pagué 60 reales y desde Alto Paraiso a Teresina Goias hice dedo pues, eran 2 horas de viaje. El paisaje de la ruta era excepcional oficialmente estaba recorriendo Do Cerrado.

      Es aquí donde empiezo mi historia del “Cerradinho” la primera persona que me recibió en ese lugar se llama Dade, el cuál, sería el protagonista de mi estancia ahí. Un paraibano de 60 años pero tenía más de 30 años viviendo en Goias, con su acento nordestino muy amable me convido café y al final del día Cuzcuz. Esa tarde sería el comienzo de una linda amistad, complicidad, aprendizaje y enseñanza. Una de las tantas frases y conversaciones que tuvimos una de ellas me dijo : – “Minha filha, nadie vive en la tierra, se camina sobre ella”. No recuerdo las demás que me dijo con sabiduría pero esas quedan en mi fiel memoria personal.

co
Yo, Dade y la pareja de franceses a limpiar Bananeras

Como había dicho antes, la dueña es una francesa, me recibió y me instalo en mi refugio de mis próximas semanas. El voluntariado no incluía la comida el cuál logre un trato de trabajar demás con el plato de comida. Conversamos sobre mi, los proyectos que se tenían dentro de la hacienda, esa noche cene, arroz, huevos y tomates. Nos programamos para desayunar juntar. Pan, té, café, mermelada sobre la mesa hecho por ella misma. El almuerzo fue feijao, arroz, pan con agua de limón sin azúcar; la cena lo que sobro del almuerzo. Habían pasado 4 días y la comida seguía siendo la misma, no me quejo de los alimentos pero noté el cambio de menú una semana después

img_7286
El desayuno que la familia me preparo el día de mi cumpleaños. Plátano, café y pan hecho a mano.

 Me había dicho que llegarían una pareja de franceses para también colaborar con las tareas de la hacienda. Ella hablaba muy bien portugués y yo estaba en proceso de seguir hablando el idioma. Le pregunté si los chicos hablaban portugués a lo que ella me dijo: -“No, me pueden hablar en inglés” –  con mi negación en la cabeza le afirme que si. “O caseiro Dade” me enseñaba no sólo de la vida sino como trabajar la tierra, el idioma que tanto quería aprender y también me mostró a su familia. Dade,con orgullo me platicaba que tenía 10 hijos y las pequeña Victoria de 3 años. Se caso por segunda vez con una mujer de 30 años que me consentía con café, pan y suculentos platillos DO CERRADO. Recuerdo, que un día antes de mi cumpleaños, me cocino pescado, arroz, spaguetti y frijoles pues, le había dicho que tenía mucho antojo de pescado y otra era la primera visita que les hacía en su casa. También tenía una ARARA (guacamaya) en casa. Esa noche me quede allí y al día siguiente sobre la mesa el desayuno que quizás ni madre me hubiese hecho para mis 28 años.

      Sin mariachis recibí a los chicos franceses que serían mis compañeros por un par de semanas. El trato de nacionalidades fue vidente. El cambio del idioma fue tan rápido que yo deje de entender todo, mi estomago sentía un menú diferente después de 5 días, por fin, comía una pizza con sabor, pastas preparadas con empeño y el cuzcuz dejo de ser almuerzo. En varias ocasiones, no entendía las conversaciones y me entretenía con el celular con WIFI; sentía su alegría al saber que de nuevo hablaba su idioma, su gente y entiendo perfectamente esa sensación nostálgica cuando se esta lejos de su país. Llegué hacer la interprete para Dade de inglés a portugués el cuál llego un momento que no quise hablar para ellos ni para nadie. En un día de almuerzo, Pascale como se llamaba la dueña, me dejo en paréntesis que “terminaré aprendiendo francés” pero diplomaticamente en algunas veces deje entre dichos “Estoy en Brasil y quiero aprender portugués, deberían hacer lo mismo“.

img_7219
Trabajando se vive, decía Dade

    Los días y con ella las semanas iban pasando, sentí la preferencia que ella le tenía a los chicos desde la comida hasta mostrar toda hacienda y las tareas que se tenían que hacer con instrucciones en francés y daba aliento para las palabras quizás en portugués resumido. De mi parte, ya no iba ni almorzar ni a cenar, Dade como un padre me iba a buscar incluso, me gritaba a través de las paredes que dividían la casa para ir a cenar con él o cuando estaba su esposa e hijos me invitaban también a ver televisión y platicar de nuestras vidas. Dade me preguntaba – ¿Para que viajas? , ¿Por que sufres viajando sin dinero? entre muchas cuestiones más. Mi respuesta con sonrisa acompañada era: -” Quiero vivir, tengo 28 años no quiero morir sin contarle a mi nietos, sobrinos y amigos que conocí paisajes, países, las maravillas que la naturaleza nos da pero sobre todo de las personas que he conocido en este largo viaje; si estuviese trabajando en México, no te hubiese conocido” – y con una sonrisa en sus dientes postizos, acomodándose el sombrero se empezó a reír.

img_7249
Pascale, Axel y yo en la feria artesanal de Teresinas Goais.

En la hacienda las tareas eran muy variadas, entre ellas darle de comer las gallinas, recoger los huevos, cosechar las frutas y verduras que daba en la hacienda, conversar  y tomar el café con Dade por las mañanas, regar por las tardes la huerta, darle de comer a los pescados, hacerle cariños al caballo. Los chicos franceses empezaron hacer una fosa para hacer una nueva bananera. Sin pocas ganas y sin fuerza de voluntad de ayudar ellos hicieron todo el trabajo. Mi comportamiento con todos excepto con Dade cambio, mis días en la hacienda no iban a durar más y una tarde, hablé con Pascale diciéndole que no quería estar más aquí, no me sentía muy bien y prefería dejar.

img_7225
Do Cerrado, Teresinas Goias, Goias, Brasil

 Fueron las noches más linda que vi sobre el cielo brasileño, vi las mas bellas constelaciones sobre el cielo del CERRADO, sentarme todas las tardes exactamente entre 4 y 5 de las tarde para ver volar a las “araras”, los tucanes y hablar de la vida con Dade. Tenía que dejar ese lindo lugar que aunque al final no fue lo más grato pero con las mejores personas que puedo llevar en mi corazón viajero. Esas mañanas donde me despertaban el ruidos de las araras y el miedo de los insectos por las noches. Vienen a mi recuerdo cada momento vivido en ese lugar.

img_7290
Esposa de Dade, yo y Dade

Me despedí de Pascale y de los chicos limando problemas y hacerles saber que ellos no eran motivo para que yo decidiera irme con anticipación sino eran otras circunstancias. A la mañana siguiente Dade me sirvió el último café y hablamos afinando detalles de mi partida sin antes intercambiar direcciones.  El pulgar listo para llegar a Brasilia, me tomo una de las mochilas Dade y con una cara de tristeza que no sabía si lo volvería a ver en esta vida o es que si regreso a Brasil nos dimos un abrazo infinito con mis ojos inundados de agua me dijo su última frase antes de partir “Minha filha, só pede saude pra mim” fue como viajar 13 años atrás cuando vi a mi padre decirme sus últimas palabras al saber que no lo volvería a ver en esta vida.

   

13344742_10208560865130513_3104392917617040812_n
Limpiando bananeras

 Al final, mi experiencia en Cerradinho fue excelente pues conocí, CERRADO, un poco de a cultura brasileña, la existencia de “OS KALUNGAS“, compartir feria con la gente de Teresinas, vivir entre la naturaleza y darse cuenta que también habla. Teniendo más de 200 cascadas mundialmente conocidas y fauna única DO CERRADO es un lugar si a Brasil vienes digno de conocerse. 

Espero que la vida le dé a Dade la vida necesaria para volverlo a ver en este vida y sino, será para la próxima.

¡Gracias por leerme! Nos leemos en la próxima.

foto-e