Tereré y guarani. Mba’eichapa Paraguay!

img_7399
Así cruzaba para la frontera. Cruzando la calle escuchaba español y del otro lado portugués. Cambio de idioma en 1 minuto.

Ajustar la ruta es todo un caos, cuando se mira al mapa con amor no quieres perderte ningún lugar, ningún pueblo, ninguna ruta y sin duda ningún hablar. Es difícil trazar un camino preciso, justo a los planes y de la nada todo cambia con tal de figurar en una fotografía y decir ¡ESTUVE AQUÍ!  Analicé e hice todo lo posible para no perderme este país, este país que hace 9 años tenía la curiosidad de escuchar una de las pocas lenguas indígenas vivas en Sudamérica; del mismo pretexto había conocido hace 10 años a Cristina la única amiga paraguaya hasta entonces por internet.  Organice mi ruta para poder conocer Paraguay y los 20 días de estadía fueron los de un sueño hecho realidad.

img_7401
El cartel de bienvenida a Paraguay.

Mejor conocido como el corazón de Sudamérica, entraba al último, al noveno país de mi recorrido, con tristeza dejaba Brasil tomando ese último café en la frontera de Ponta Pora sellando mi pasaporte de salida le decía: – a gente se ve! a Brasil. Caminando cruzaba a tierra guaraníes  por una de las fronteras peligrosas y transito de drogas entre Brasil y Paraguay Pedro Juan Caballero. Un día antes, había dormido en la terminal de Dourados después de 5 días en la ruta acampando en una estación de servicio y sin bañarme. 70 reales era mi presupuesto para cambiar a guaraníes. Intentar llegar Asunción donde me vería con mi amiga de 9 años era el segundo paso.

     En la ventanilla de migración Paraguaya me hicieron las preguntas para “para  fastidiarte la entrada” o “molestar al más pendejo”; entre ellas ” – ¿A que viene a Paraguay? – , ¿Cuantos días? – ¿Tiene tarjeta de crédito? – ¿Conoce alguien allá? ETC, ETC… Cuando me dijeron que me darían pocos días, saque lo choca reclamando sutilmente mis 90 días correspondientemente  a mis derechos como turista, vaga, mochilera, viajera y  X sustantivo, al igual, explicándole que quería escuchar el idioma, la cultura y recorrer quizás el país. 

img_7405
Si a Paraguay vas, una chipa debes probar.

Con doscientos mil guaraníes y sin ganas de hacer dedo por territorio paraguayo, decidí comprarme un pasaje para Asunción tampoco era caro 90, 000 guaraníes así tomaba rumbo para la capital. Llegando a la terminal me comunique con mi amiga pero ella no me pudo recibir esa noche, pasé la noche en la terminal con un frío terrible. Cuando dieron las 12 de la noche vi que todo mundo en la estación empezó a tomar asientos para pasar la noche en lo que también yo, tome mi mochila y empecé a buscarme los mejores asientos y dormir para no sentir mucho frío. Al día siguiente, desayunando chipá me encontré con mi amiga en la Universidad de Asunción.

     Paraguay me recordó mucho a México tanto en el transporte público que solo costaba 2 mil guaraníes, no había ninguno que tuviera su termo de tereré. Estaba muy feliz de ver a mi amiga en persona después de muchos años de conocernos por Internet. Me recibió con toda la bienvenida y ofreciéndome su habitación el cuál no quería quitarle su espacio pero insistió en darmelo; en una de esas me dice, en paraguay tenemos un dicho: – “Mientras el paraguayo te de su cama, el argentino te da su sofá” -.

En las calles de Asunción se tiene la costumbre de tener puesto para vender las hierbas aromáticas para hacer el tereré. Tiene un costo entre 3 mil guaraníes. Se machaca en un mortero para después vaciarlo en una jarra de sabor.

13647102_1174722309215000_1608407424_o
Uno de los hoteles más conocidos de Asunción.

Como en algunos países de Sudamérica al argentino tiene la fama “arrogante, alzado etc etc” pero es sólo fama. Caminar por las calles de Asunción se sinónimo de cultura y lengua; escuchar el guaraní el cualquier rincón de la ciudad es un privilegio para el turista oír una lengua indígena viva en nuestro continente. Escuchar al vende Chipá, Chipaguazú, la señora que vende las hierbas molidas para el tereré en la plaza. Las costanera con un atardecer maravilloso. Casi 3 semanas fue mi estadía en Asunción y en todo el país; sin muchos ánimos de recorrer otras provincias.

13568969_1168600193160545_5022294355995480730_o
Cristina, mi amiga de San Lorenzo.

 El tereré es una tradición en Paraguay con frío o calor el tereré se toma frío, cualquier parte que se camine habrá un paraguayo con su termo de agua bien frío (hielo incluso) y su tereré en la mano (tipo vaso y bombilla metalica). En provincia cuando iba rumbo para Asunción, veía las casas de campo con sus frutales y animales de granja, al bajar el sol, las familias salen al patio a tomar su tereré después de un día de calor.

    Paraguay tiene una gastronomía exquisita de probar, sin duda soy amante del Mbeju (fécula de mandioca “yuca”) con un cocido (es té pero queman el azúcar al carbón) ¡Espectacular combinación! La sopa paraguaya que la probe en el Chaco, Argentina como dato curioso es la única sopa sólida en el mundo. Chipa Guazú, Pastl Mandi, chipa, chipa so’o, sopa de porotos, vorí vorí, las empanadas de carne y pollo y sin duda un asado paraguayo que no se queda atrás. ¡Cómo ser vegetariana con todos los platillos!

img_7436
Palacio Nacional, Asunción, Paraguay.

El paraguayo es una persona hospitalaria que ayuda al foráneo, te ofrece su casa, su amistad, un plato de comida pero eso sí, no le hagas una mala jugada por que lo pierdes; parecido al mexicano. Las mujeres paraguayas de cuerpo exuberantes, de grandes caderas, piel morena, blancas y negras, guapas, sin dejar de mencionar que las guaraníes son mujeres muy trabajadoras ya que se cuentan que las paraguayas suelen pagarse y comprarse sus cosas a su propio sudor, no están acostumbradas a que un hombre les compre un par de zapatos o una rosa; los paraguayos :3 no sé quedan atrás, ese mestizaje los hace muy atractivos. En verdad, no deje de ver y deleitar mis pupilas de la belleza masculina paraguaya… ¡Ponga atención!  

img_7409
Virgen de Capiatá. Paraguay

La música paraguaya llamada Polka Guaraní se escucha por donde te sientes, en la terminal todo el día tenían música florklorica del país. Pasar una tarde por la plaza Uruguay o ir tomada de la mano por la av. Palmas o darse una escapadita para Capiatá para visitar el pueblo o la basilica donde se encuentra la virgen de Capiatá.

img_7460
Mural. Mejor explicado no puede estar.

Sin duda, volvería de nuevo a este país que le debo una visita desde Encarnación hasta El Chaco paraguayo, era lo que me esperaba, me sentí a gusto, 1 dólar son 6500 guarníes. Una moneda muy fácil de usar incluso ¡barato para visitar! Qué lástima que los mochileros la mayoría no lo tengan en su lista de países por recorrer. ¿Vale la pena? ¡Claro! volvería por esos tereré, cocido o Mbejú.

SÍ GUARANÍ Y TERERÉ QUIERES DISFRUTAR, A PARAGUAY DEBES ANDAR.

Gracias por leerme y por aportarme un granito de arena a mi viaje. ¡Nos leemos en la próxima entrada!

Anuncios