Brasil. ¡Chao Sudamérica!

   img_7317 Este es mi último post que escribo desde este bello continente que es América. Escribo desde muy al sur donde el cielo por las noches brilla con las constelaciones y mi amada “Cruz del Sur”.

     Estoy feliz de regresar a mi tierra después de tener la dicha de recorrer este pedazo de continente por casi 2 años; me viene esta frase de Ernesto “Che” Guevara que entiendo perfectamente ahora después de mi recorrido.

“He nacido en la Argentina; no es un secreto para nadie. Soy cubano y también soy argentino y, si no se ofenden las ilustrísimas señorías de Latinoamérica, me siento tan patriota de Latinoamérica, de cualquier país de Latinoamérica, como el que más y, en el momento en que fuera necesario, estaría dispuesto a entregar mi vida por la liberación de cualquiera de los países de Latinoamérica, sin pedirle nada a nadie, sin exigir nada, sin explotar a nadie”…

   

img_6933
Pa’Brasilia

Ahora puedo morir y decir que conocí Rio de Janeiro. Mi siguiente camino MINAS GERAIS, pensé que el portugués que venía aprendiendo era óptimo pero cuando llegué a esta provincia realmente cache que no sabía portugués sino portuñol. El acento de Mineiro es más complicado de entender sino sabes el idioma ya que, es más rápido y acortan las palabras. Allí me daría una mano Joao, un amigo que conocí en México y hablaba más norteño que el chile.  Tome la ruta para desde Rio de Janeiro para hacer dedo y llegar a Belo Horizonte. La “Carona” fue buena la mujer me levanto con una linda conversación entre risas y nostalgias me compro una pulsera para que continuará mi viaje; de allí un señor y a lo último un camionero.

13552509_10157312078210112_817766690_n
Livia, Tiago e eu em Belo Horizonte.

   Caminaba en la ruta hacia Belo Horizonte veía cuarzo que recogía sin vacilar, algunos opacos y otros brillaban con la luz de sol. Minas Gerais tiene las más importante minas del mundo incluso, tiene el “topacio imperial” en Ouro Preto de mejor calidad. Por desgracia, las minas de Brasil son manejadas por extranjeros. La última carona fue con un camionero muy alegre que me hizo llegar a mi destino. A las 10 de la noche estaba en Belo Horizonte. Allí tenía como a Couchsurfing a Livia y a Tiago una pareja joven super hospitalarios, compartimos anécdotas, música y comida mexicana. Tenía muchas ganas de conocer Ouro Preto un bello pueblo colonial con historia en sus calles empedradas, Livia otra chica de CS me recibió en Marianas que fue la primera capital de Minas Gerais.

img_6975
Ouro Preto, Brasil

    

img_7120
Joao

Volviendo a Belo Horizonte, volví a ver a un viejo amigo a Joao el brasileño más mexicano que he conocido, me dio una mano por 2 semanas en casa de un lado a otro.  Conviví con sus amigos, padres y recorrer Belo Horizonte con ganas de visitarla de nuevo. Mi siguiente destino, Brasilia, Capital Federal. Dejaba atrás el Pan de queso, el café, la bohemia y a la hospitalidad del minero.

    

img_7060
Marianas, Minas Gerais.

Joao me dejo en la ruta hacía Brasilia un abrazo y un “hasta luego” fueron las últimas escenas. A los 5 minutos de estar en la carretera se detiene un camionero al abrir la puerta me hace la seña “tranzar” (quiere decir, tener sexo) con una sonrisa le contesto: “obrigada”. El siguiente, sería el bueno conversando casi 100 km me dejo en Diamantina allí seguía recogiendo más cuarzo el cuál no me cansaba de recoger. Aquí lo gracioso es que allí había una estación de servicio muy grande quiero pensar muy equipada para los camioneros, caminé como 1 km para tomar un buen lugar. Cuando empiezo a ver que suben y suben chicas y yo seguía allí esperando, en verdad no sabía muy bien el porqué de su buena suerte. Eran casi 1 hora y nadie hasta que se detiene un señor y me peguntaba para donde iba y le dije mi destino pero que no importaba quería salir de allí. El hombre me subió hasta otra estación de servicio o sea otros 10 km. Y le pregunte, el por qué de la suerte de las chicas; resulta que esa ruta de 8 km se paran a pedir dedo las “Garotas sexuais” ahí había cachado todo incluso, él pensó que yo era también.

     Al final, solo avance 200 km de los 700 km que me faltaba a Brasilia. Acampé en una gasolinera para alzar el dedo temprano. Fue un día de mucha suerte, dos caronas avanzando 300 km y el último que me llevaría a Brasilia era un camionero coqueto con propuestas de matrimonio pero con toda la buena onda me dejo en la estación de servicio más cerca a Brasilia.

img_7001
Ouro Preto, Minas Gerais.

Con mi estómago vacío fui a restaurante a pedir la sobra de comida al cual me dijeron que NO; en todo el viaje era la primera vez que me decía que no en Brasil al pedir comida, regresé a mi casita, me duche y el despachador me pregunto si había comido, le conté la travesía  etc etc, volvió con su compañera de trabajo vi que entraron al lugar a comprar comida y pasan con dos platos. Cuando me iba a dormir el chico se acerca con un plato de comida ¡arroz y carne! Sabía que en Brasil nadie duerme sin comer, comí como vagabunda lave mi plato y agradecí la comida.

Tomé un bus para Brasilia y así fue como conocí la capital federal, iba rumbo al voluntariado a Teresina Goias… Al regreso del voluntariado fui a visitar a mi amiga Fernada que hace un par de año que conocí por internet. Ella vivía en Pirenopolis, convivimos y charlamos, me hizo conocer Brasilia y Goiana. Una semana fue buena para compartir.

img_7125
Haciendo dedo para Brasilia, Día 2

Se cumplían los 3 meses ¡tenía que salir! Por desgracia, hice ruta para Campo Grande  capital de Mato Grosso do Sul. Todo un día para salir de Goiana y tomar ruta al sur.

Recuerdo que fue el atardecer más hermoso que vi en mi vida, los atardeceres no CERRADO son el más hermoso que contaré hasta que yo muera. Por toda la ruta, guacamayas en su hábitat natural, tucanes entre otras especies. El último camionero y con mi suerte, viajamos 12 horas. Al final, el hombre se puso pesado como todo camionero brasilero me llegué. Con pocos reales pude llegar a Paraguay donde concluía mi aventura por Brasil.

img_7354
Cascadas en la ruta para Pirenopolis –  Brasilia.

No dan los 90 días para visitar Brasil, es un país que tengo que volver de nuevo, en inigualable, con gente alegre y única, aprendí portugués, aprendí que es compartir un plato de comida, aprendí ser solidario, generoso y darle una sonrisa al prójimo, eso me enseño Brasil, eso y más.

Con este término el post de mi aventura por Sudamérica. Gracias infinitamente aquellos que me leyeron estos 2 años por mi recorrido. No pude escribir todo por que no hay manera para hacerlo pero algún día lo contaré.

Gracias infinitas por su aporte monetario y moral. Gracias en verdad.

Regreso a casa contando muchas historias y compartir el conocimiento que Sudamérica sabe dar.

img_7355
Fernanda, Zafiro y yo.

¿Dónde será mi próxima aventura? ¡No sé! Pero es seguro que la escriba aquí.

¡GRACIAS TOTALES!

Anuncios

Cerradinho, Voluntariado. Brasil

         Do cerrado, unos de los ecosistemas únicos en el mundo, con una gran variedad de flora y fauna. Un hábitat donde se respira la naturaleza y te sientes vivo con cada montaña a tu alrededor.

        Llegué al Cerradinho por medio de “Helpx.net” quería vivir una nueva experiencia de voluntariado en la naturaleza, aprendiendo un nuevo idioma y conociendo la cultura del lugar. La respuesta fue un SÍ rotundo. Desde Sao Paulo, armaba mi ruta para Teresina Goias el pueblo donde se encontraba la hacienda.

img_7184
Ruta 60, Teresinas Goias. Brasil

 La ruta a dedo para Brasilia demoro casi 1 mes pero llegué con 100 reales. De Belo Horizonte a Brasilia fueron dos días de ruta, entre 8 kilómetros de “Garotas sexuais” y cenando pan de queso, café y recogiendo cuarzos en toda la ruta, llegué a Brasilia en las primeras horas de la mañana con una exitosa “carona”. Mi portugués a este punto ya era conversable podía entender casi todo y poder sobrevivir en el país. 100 reales eran mi único plan para llegar hasta Teresinas Goais que aún me quedaba buen de viaje.

     

13344692_10208564722946956_2510672176464697173_n
Tarde de Pesca

 El camionero durante todo el viaje, coqueteo conmigo incluso intercambiando número de celular para algún día contactar alguna linda mexicana. Despidiéndome de él y con una sonrisa dándole las gracias por el viaje de 6 horas, baje en una estación de servicio, hablé con el despachador para dejarme acampar “Ipiranga” es la gasolinera donde siempre acampe en todo mi recorrido en Brasil, los chicos son muy buena onda, hay regaderas y todo.  Llegué  las 7 de la noche a Valparaiso, Goias a unos 45 minutos de Brasilia capital, con mucha hambre fui a un restaurante a pedir comida ya que no había tenido problema ninguno en este tema en Brasil. Esta vez, la respuesta era un NO con el estomago lleno de agua, me fui armar la carpa y bañarme. El chico se acerco a mi a preguntarme  – ¿Qué hacía por estos lugares? – el cuál le respondí con una sonrisa y cansancio; como todo brasileño, me pregunto si había comido, le platique que había pedido comida pero que no tenían y mucho menos tenía la plata para comprarme comida ya que era lo único que tenía para llegar a Teresina Goias. Él con una seña de “Espera” regreso a su puesto de trabajo y con su compañera vi que fueron a comprar comida para los dos, sentada con mi botella de agua y dormir con el estomago vació de dos días, vi al chico acercarse a mi con una plato de frijoles, arroz y carne. Diciéndome – ¡Come! – y dándole las GRACIAS infinitas TRAGUÉ y medio sentí e sabor de la comida.

 

img_7138
Dentro de la Hacienda

A las 7 de la mañana estaba ya rumbo a Brasilia, pagué un colectivo y llegar a la terminal de buses con la voluntad de pagar un ómnibus que me llevará Alto Paraiso. Pagué 60 reales y desde Alto Paraiso a Teresina Goias hice dedo pues, eran 2 horas de viaje. El paisaje de la ruta era excepcional oficialmente estaba recorriendo Do Cerrado.

      Es aquí donde empiezo mi historia del “Cerradinho” la primera persona que me recibió en ese lugar se llama Dade, el cuál, sería el protagonista de mi estancia ahí. Un paraibano de 60 años pero tenía más de 30 años viviendo en Goias, con su acento nordestino muy amable me convido café y al final del día Cuzcuz. Esa tarde sería el comienzo de una linda amistad, complicidad, aprendizaje y enseñanza. Una de las tantas frases y conversaciones que tuvimos una de ellas me dijo : – “Minha filha, nadie vive en la tierra, se camina sobre ella”. No recuerdo las demás que me dijo con sabiduría pero esas quedan en mi fiel memoria personal.

co
Yo, Dade y la pareja de franceses a limpiar Bananeras

Como había dicho antes, la dueña es una francesa, me recibió y me instalo en mi refugio de mis próximas semanas. El voluntariado no incluía la comida el cuál logre un trato de trabajar demás con el plato de comida. Conversamos sobre mi, los proyectos que se tenían dentro de la hacienda, esa noche cene, arroz, huevos y tomates. Nos programamos para desayunar juntar. Pan, té, café, mermelada sobre la mesa hecho por ella misma. El almuerzo fue feijao, arroz, pan con agua de limón sin azúcar; la cena lo que sobro del almuerzo. Habían pasado 4 días y la comida seguía siendo la misma, no me quejo de los alimentos pero noté el cambio de menú una semana después

img_7286
El desayuno que la familia me preparo el día de mi cumpleaños. Plátano, café y pan hecho a mano.

 Me había dicho que llegarían una pareja de franceses para también colaborar con las tareas de la hacienda. Ella hablaba muy bien portugués y yo estaba en proceso de seguir hablando el idioma. Le pregunté si los chicos hablaban portugués a lo que ella me dijo: -“No, me pueden hablar en inglés” –  con mi negación en la cabeza le afirme que si. “O caseiro Dade” me enseñaba no sólo de la vida sino como trabajar la tierra, el idioma que tanto quería aprender y también me mostró a su familia. Dade,con orgullo me platicaba que tenía 10 hijos y las pequeña Victoria de 3 años. Se caso por segunda vez con una mujer de 30 años que me consentía con café, pan y suculentos platillos DO CERRADO. Recuerdo, que un día antes de mi cumpleaños, me cocino pescado, arroz, spaguetti y frijoles pues, le había dicho que tenía mucho antojo de pescado y otra era la primera visita que les hacía en su casa. También tenía una ARARA (guacamaya) en casa. Esa noche me quede allí y al día siguiente sobre la mesa el desayuno que quizás ni madre me hubiese hecho para mis 28 años.

      Sin mariachis recibí a los chicos franceses que serían mis compañeros por un par de semanas. El trato de nacionalidades fue vidente. El cambio del idioma fue tan rápido que yo deje de entender todo, mi estomago sentía un menú diferente después de 5 días, por fin, comía una pizza con sabor, pastas preparadas con empeño y el cuzcuz dejo de ser almuerzo. En varias ocasiones, no entendía las conversaciones y me entretenía con el celular con WIFI; sentía su alegría al saber que de nuevo hablaba su idioma, su gente y entiendo perfectamente esa sensación nostálgica cuando se esta lejos de su país. Llegué hacer la interprete para Dade de inglés a portugués el cuál llego un momento que no quise hablar para ellos ni para nadie. En un día de almuerzo, Pascale como se llamaba la dueña, me dejo en paréntesis que “terminaré aprendiendo francés” pero diplomaticamente en algunas veces deje entre dichos “Estoy en Brasil y quiero aprender portugués, deberían hacer lo mismo“.

img_7219
Trabajando se vive, decía Dade

    Los días y con ella las semanas iban pasando, sentí la preferencia que ella le tenía a los chicos desde la comida hasta mostrar toda hacienda y las tareas que se tenían que hacer con instrucciones en francés y daba aliento para las palabras quizás en portugués resumido. De mi parte, ya no iba ni almorzar ni a cenar, Dade como un padre me iba a buscar incluso, me gritaba a través de las paredes que dividían la casa para ir a cenar con él o cuando estaba su esposa e hijos me invitaban también a ver televisión y platicar de nuestras vidas. Dade me preguntaba – ¿Para que viajas? , ¿Por que sufres viajando sin dinero? entre muchas cuestiones más. Mi respuesta con sonrisa acompañada era: -” Quiero vivir, tengo 28 años no quiero morir sin contarle a mi nietos, sobrinos y amigos que conocí paisajes, países, las maravillas que la naturaleza nos da pero sobre todo de las personas que he conocido en este largo viaje; si estuviese trabajando en México, no te hubiese conocido” – y con una sonrisa en sus dientes postizos, acomodándose el sombrero se empezó a reír.

img_7249
Pascale, Axel y yo en la feria artesanal de Teresinas Goais.

En la hacienda las tareas eran muy variadas, entre ellas darle de comer las gallinas, recoger los huevos, cosechar las frutas y verduras que daba en la hacienda, conversar  y tomar el café con Dade por las mañanas, regar por las tardes la huerta, darle de comer a los pescados, hacerle cariños al caballo. Los chicos franceses empezaron hacer una fosa para hacer una nueva bananera. Sin pocas ganas y sin fuerza de voluntad de ayudar ellos hicieron todo el trabajo. Mi comportamiento con todos excepto con Dade cambio, mis días en la hacienda no iban a durar más y una tarde, hablé con Pascale diciéndole que no quería estar más aquí, no me sentía muy bien y prefería dejar.

img_7225
Do Cerrado, Teresinas Goias, Goias, Brasil

 Fueron las noches más linda que vi sobre el cielo brasileño, vi las mas bellas constelaciones sobre el cielo del CERRADO, sentarme todas las tardes exactamente entre 4 y 5 de las tarde para ver volar a las “araras”, los tucanes y hablar de la vida con Dade. Tenía que dejar ese lindo lugar que aunque al final no fue lo más grato pero con las mejores personas que puedo llevar en mi corazón viajero. Esas mañanas donde me despertaban el ruidos de las araras y el miedo de los insectos por las noches. Vienen a mi recuerdo cada momento vivido en ese lugar.

img_7290
Esposa de Dade, yo y Dade

Me despedí de Pascale y de los chicos limando problemas y hacerles saber que ellos no eran motivo para que yo decidiera irme con anticipación sino eran otras circunstancias. A la mañana siguiente Dade me sirvió el último café y hablamos afinando detalles de mi partida sin antes intercambiar direcciones.  El pulgar listo para llegar a Brasilia, me tomo una de las mochilas Dade y con una cara de tristeza que no sabía si lo volvería a ver en esta vida o es que si regreso a Brasil nos dimos un abrazo infinito con mis ojos inundados de agua me dijo su última frase antes de partir “Minha filha, só pede saude pra mim” fue como viajar 13 años atrás cuando vi a mi padre decirme sus últimas palabras al saber que no lo volvería a ver en esta vida.

   

13344742_10208560865130513_3104392917617040812_n
Limpiando bananeras

 Al final, mi experiencia en Cerradinho fue excelente pues conocí, CERRADO, un poco de a cultura brasileña, la existencia de “OS KALUNGAS“, compartir feria con la gente de Teresinas, vivir entre la naturaleza y darse cuenta que también habla. Teniendo más de 200 cascadas mundialmente conocidas y fauna única DO CERRADO es un lugar si a Brasil vienes digno de conocerse. 

Espero que la vida le dé a Dade la vida necesaria para volverlo a ver en este vida y sino, será para la próxima.

¡Gracias por leerme! Nos leemos en la próxima.

foto-e

Brasil. Rio de Janeiro.

      ¡Cómo extraño Brasil! La generosidad de las personas, un plato de comida, la sonrisa que cada persona de proporciona, la voluntad de ayudar al foráneo, los paisajes de ese país gigante lleno de vegetación y vida silvestre por donde caminas. Esos atardeceres hermosos DO CERRADO, un sin fin de momentos que no me daría el tiempo para enumerar cada uno de ellos. Hoy, cuento los meses para volver a casa que con nostalgia recuerdo en cada conversación y recuerdo pero sin duda con ganas de volver a este país que me recibió como una más en su territorio.

IMG_6870
Playa de Copacabana

 Mis pies están preparados para caminar los kilómetros acostumbrados con los 25 kilos en mi espalda, mi próximo destino “Rio de Janeiro”. Los paulista y la gran mayoría de los brasileños no te recomienda por nada del mundo visitar este famoso lugar turístico y conocido por todo el mundo.  Dos días en la ruta me quedé esperando al voluntario que me llevará a mi destino. La salida de Sao Paulo fue muy fácil de lo que pensé tomar metro y omnibús que me dejará en la ruta. La espera no fue la mejor pues, 5 horas bajo los rayos del sol y sin éxito decidí caminar 3 kilómetros para encontrar un buen lugar e intentarlo de nuevo. Esta vez, a las 5 de la tarde después de estar todo el día me subió un señor en su FUCA (combi) el cuál me avanzo 80km; buscando la estación de servio para acampar un camionero me ofreció llevarme hasta “Aparecida” que eran unos 50 km más. Entre la conversación me ofreció matrimonio y casa JA JA JA pero sin interés de mi parte le dí las más infinitas gracias y analizando su propuesta  para futuro planes.

     Pasando por la ciudad de “Aparecida” el cuál es turística y me pareció exagerada la iglesia de la dicha santa pero también hermosa postal junto al teleférico que atraviesa la ciudad. Sin éxito que  me dejarán acampar me mandaron a una asistencia social que nunca fallan en Brasil. Curiosos de mi nacionalidad mexicana, les platique un poco sobre de mi viaje ya que, era muy extraño conocer mexicanos por esos suelos. 

IMG_6902
Niños jugando en las playas de Copacabana

Un cafezinho y pan como el brasileño te suele despertar, tome mi mochila y de nuevo a la ruta, en la misma asistencia social me regalaron un pasaje de omnibús a una ciudad próxima mas o menos 50 km. La suerte conspiro a mi favor y a las 8 de la mañana estaba en la ruta 16 rumbo a Rio de Janeiro con mi cartel en mi mochila se detuvo el voluntario que me llevaría a ese tan exótico lugar de playas de favelas. Roberto como se llamaba el amigo, era un alagre carioca que durante el viaje hablamos de fútbol, carnavales y  las bahianas JA JA JA que eran su debilidad. 

     Los paisajes de la ruta a Rio de Janeiro son de películas. Subir los cerros con esa abundante vegetación verdosa y aves de distintos colores me hizo entrar en la película de RIO con ese acento que representa a los cariocas y con mi oído semi – entrenado para el portugués pude salir adelante a tal “caroninha” . El couchsurfing en Rio de Janeiro es de lo más difícil de lo que parece incluso, se tiene que reservar con mil  meses antes para que alguien te acepte. Sin éxito alguno con las solicitudes CS, Pedro, un chico que conocí en Punta del Este me ofreció su ayuda para quedarme en casa de su padre en Rio.

 

IMG_6844
Desde la venta de la casa de Wilson

Pedro como todo brasileño con la disponibilidad de darme una mano y yo con el entusiasmo de conocer Rio de Janeiro acepte su solicitud. Su padre que llama Wilson vive en el barrio de Sao Cristavao a 15 minutos del centro de Rio. Desde su ventana tiene la mejor vista y un atardecer envidiable. Al fondo se veía el cerro “Boa Vista”, el metro de la ciudad y por ahí el famoso estadio que vio derrotas y triunfos en la selección brasileña; el Maracana. Resulta que Pedro vive a lado de una favela pero muy pacifica pues, bajaba y subía viva JA JA JA el cuál me platico que ahí hay contrabando de armas y drogas (como es común) en la favelas de Rio. Subir una  favela con las dos mochilas fue todo un desafio, pues había expectadores observandome y preguntandose ¿Cómo carajos va subir esa mujer con tremenda cagar? con un poco de concentración y respiración me dispusé a subir tremenda calle ENPINADA y a paso a pasito logre subir con vista desde lejos del Cristo Redentor que sólo lo contempre desde lejos pues, el costo es de 60 a 70 reales ¡No tenía esa plata! pero algún día quizás cuando tenga la plata necesario, tendré el gusto de darme ese privilegio de pargarlo.

IMG_6920
Las famosas escaleras de Selaron. Del Autor Chileno.

Preguntando se llega a Roma, así el dicho va. Poniendo en práctica mi portuñol con ese acento de los cariocas pude hallar la casa donde compartiría algunos días; Gilson el señor que me abrió las puertas de su casa sin conocerme y con voluntad de ayudarme, me abrigo por 4 días en su modesta casa en São Cristovão. Conversamos un poco para poder conocernos y mis intereses de quedarme unos días en Rio, conociendo la palabra claves de los brasileños “Fica a Vontade” estaba oficialmente en Rio de Janeiro.

      Caminar en las calles de Rio de Janeiro fueron en toda mi estancia en Brasil las más brava y he andado en ciudades grandes donde la inseguridad no es la mejor pero Rio fue para mi la mas tensa.  Rio de Janeiro, esta formada en su totalidad por favelas tanto turísticas y pobreza; Pacíficas y peligrosas pero los mismo cariocas te dicen donde debes ir y donde no. Se dicen que los cariocas son las personas más felices de Brasil pero creo que a mi no me tocaron los mejores JA JA JA. Cuando me despedí del chico que me había dado la “caroninha” a Rio, me tocaba preguntar como llegar a São Cristovão y como lo mio es preguntar aunque sea todo atrevesado en otro en idioma me empeño a que la oración sea estructurada y  sentido. Pregunte pero con el acento no logre entender nada ya que, me había dicho que tomará el bus algo insegura no lo tomé pues ese era el preciso subí y el chofer me empezó a gritar con mi mala actitud el cual pues tampoco le respondí el cuál el checador le dijo “Nao fala brasileiro”. Al final, con tono amable no me quiso aceptar el cobro del pasaje que ya había pagado y me dejo en el lugar indicado.

IMG_6894
Artesanía con palma, muy común en las playas de Copacabana.

Lo lugares turísticos de Rio de Janeiro, Copacabana una de las playas más famosas de Sudamérica donde pasa todo tipo de vendedor ambulante, artesanos (donde trabaje 3 días), en el fondo el cerro “Pan de Azúcar” que también tiene un costo para subir y si llevas mas tiempo puedes subir gratis. Hay muchos lugares el cuál se puede visitar gratis dentro de Rio. El metro de cuesta 4 reales y es una sola línea. Como en las demás ciudades brasileñas, también vive mucha gente en la calle. 

     Fui a Rio de Janeiro por morbo no por las ganas de ir, trabajar y vivir la experiencia sino decir en mi vejez y presumir a los demás “¡Estuve en Rio de Janeiro!”  y camine por la avenida de copacabana, conocer el barrio de Lapa, las escaleras de Selaron etc etc.

Rio de Janeiro no fue una ciudad que me invitara a quedarme mas días, con tan solo 4 días fue suficiente, las hospitalidad brasileña óptima. 

IMG_6910
Barrio de Lapa, Rio de Janeiro.

Creo que me debo este blog que con más ganas lo escribiré. Gracias por leerme y aquellos que me quieran apoyar, arribita en el link, dejo mi número de cuenta.

Un enorme saludo desde El Chaco, Argentina.

IMG_6888

Fica a Vontade! Brasil. 2parte

IMG_6779El sol es cada día más caliente sobre mi cabeza, mis pies ya no saben cuantos kilometros han caminado desde que el asfalto se volvió mi patio pero han podido más mis ganas de seguir recorriendo esta mayúscula Sudamérica como dijera una vez el “CHE” que ya no importa que tan quemada y oscura ésta mi piel y lo adolorida de mis gordas  piernas.

     

Algunos conocen este párrafo de Amyr Klink y se los comparto.-

” UN HOMBRE NECESITA VIAJAR, POR SU CUENTA, NO A TRAVÉS DE HISTORIAS, IMAGENES, LIBROS O LA TELEVISIÓN. NECESITA VIAJAR POR SI MISMO, POR SUS OJOS Y PIES, PARA ENTENDER LO QUE ES SUYO.PARA UN DÍA PLATAR SUS PROPIOS ÁRBOLES Y VALORARLOS. CONOCER EL FRÍO PARA DISFRUTAR EL CALOR Y LOS CONTRARIO. SENTIR LA DISTANCIA Y EL DESALOJO PARA ESTAR BIEN BAJO SU PROPIO TECHO.
  HOMBRE NECESITA VIAAR A LUGARES QUE NO CONOCE PARA ROMPER ESA ARROGANCIA QUE NOS HACE VER EL MUNDO COMO NOS IMAGINAMOS, Y NO SIMPLEMENTE COMO ESO PUEDE SER; QUE NOS HACE PROFESORES Y DOCTORES DE LO QUE NO VIMOS, CUANDO DEVERÍAMOS SER ALUMNO Y SIMPLEMENTE IR A VER”.

     Brasil el gigante de América del Sur, soy tan dichosa de recorrer este país, aprender su idioma y conocer a su gente es de dichosos. El desafio no es tan de recorrerlo con el pulgar sobre la ruta no es fácil pero tampoco se pierde la esperanza de que una buena alma caritativa te lleve algunos kilometros para llegar.

    

IMG_6810
Manifestación en la av. Paulista

Para llegar a Sao Paulo fueron 4 días de ruta acampando en gasolineras y pidiendo comida en restaurantes el cuál, ningún brasilero te dirá que no por un plato. Acá no tienes que ser mendigo para pedir comida con que tengas hambre es suficientes. Acampé en una gasolinera a unos 30 km de Curitiba, con ducha incluida ya que, tenía 3 días sin bañarme. Cuando llego noche también llego el hambre me acerque a un buffet para pedir la sobre de la cena, la chica me pidió que esperará pues hablaría con su jefe cuando volvió ella con su portugués devaga me dijo: – “podes pegar, fica a vontade!” -, les repondí que no tenía dinero para pagar el buffet que esperaba la sobra a lo que ella volvió a repetir la misma oración. Es la primera vez en mi vida como nómada que entro a un restaurante a pedir comida sobrante y me mandan a servirme un buffet tampoco me serví todo lo que había pero con discreción me serví lo primordial para  tener fuerzas para el día siguiente.

   

IMG_6736
Para Sao Paulo a las 8 de la mañana.

  A las 7 de la mañana estaba desarmando mi carpa para continuar la ruta a Sao Paulo. Contemplando el cielo azul que me recuerda mucho a mi país y con las araucarias como protagonistas de la mañana esperé a los voluntarios. A los 30 minutos mas o menos, se para el primero un evangelico que me venía hablando de Dios, lo escuchaba sin entender una gota y tratando de cachar las oraciones importantes de discurso pude decifrar un poco el diálogo. al final, me dejo justo en la ruta que me llevaría a la gran ciudad. Concluyo dándome 8 reales para que comiera algo.
     Pegar Carona en Brasil es un poco lento cuando se va souzinha  podríamos decir que es más fácil pero cuando se es mujer puede que el riesgo sea un poco  incómodo. Los brasileros son directos para pedirtes las cosas no tiran mucho rollo como los mexicanos acá se va al grano y si quieren sexo contigo de lo dicen al tiro. He estado en situaciones donde los conductores se vuelven pesados con propuestas de otro nivel, he sabido como salir de ellas sin tener de llegar a insultarlos ni mucho menos bajandóme del camión o carro siempre termino dándo las gracias y regalando una sonrisa. En verdad, no gano nada con ser feminista en este grado de mi vida.

    

IMG_6786
La famosa, Av. Paulista. SAo Paulo. Brasil

Después de dos propociones incómodas una de sexo y otra donde el viejo me quería tocar un seno llego el tercero, Carlos. El sol ese día quemaba a todo su máximo explendor y sin una sombra tome mi cuarzo con tal deseo pedí que me mandará al chofer más buena de la ruta para llegar a Sao Paulo. No tengo idea cuanto tardo el pedido pero no tardo en llegar ese camionero que efectivamente iba para Sao Paulo. Finalmente de 4 días en la morando na strada llegaba a mi destino. Carlos un minero, padre de 4 hijos y separado como la mayoria de los brasilero suelen ponerse como estatus, tuvo las ganas de enseñarme portugués durante todo el viaje. Fue la clase más divertida que he tenido en mi vida y debo decir que aprendí mucho. La mayoría de los camioneros te invitan a comer REPITO, el tema de la comida en Brasil es sagrada acá nadie se queda sin comer.

IMG_6835
Una de las primera iglesias de Sao Paulo

      La gran mayoria de los brasileros que conocí NO BAILAN SAMBA, NO GUSTA DE FÚTBOL Y NO TODOS BEBEN CAIPIRINHAS sino CACHAÇA es muy chistoso saber esto pues, mundialmente se les conocen con esta imágen pero infelizmente NO.Lo que si debo destacar es que, son religiosos a morir, creo que los mexicanos y los brasileros son los más religiosos de Latinoamérica. Sin dejar de mencionar, que es el país donde más variedad de raza pude ver; desde negros, morenos. blancos e indígenas. Aquí hay para escoger el que más te guste, yo me quedo con los morenos :3

    Llegué a Sao Paulo la segunda ciudad más grande Latinoamérica y sin encontrar couchsurfing, sin tener donde pasar la noche todos los contacto que tenía como posibles couch  fueron nulos. No sabía que hacer, me acordé de las asistencias sociales y cuando vi una pratulla con todo y mis tiliches les hable de mi situación a los policias en mi escaso portunhol. Mi noble título de extranjera y llegando recién a Sao Paulo no dudaron en ayudarme pues quedarse en la RUA  en la gran ciudad no es buena idea. Moviendo mar y cielo me buscaron una asistencia para pasar la noche. Al día siguiente, tome un baño para volver al sitio, ellos me ayudarían a encontrar otra asistencia social en la ciudad de Sao Paulo. Después de una larga entrevistas y contandoles toda mi travesía del viaje, las psicologas con mucha atención lograban entender lo que les decía con ganas de ayudarme me compraron un anillo y pulsera para tomar el metro que me llevaría a mi morada.

    

IMG_6820
Catedral de la ciudad

Después de otra entrevista y hayando un lugar en donde ficar en Sao Paulo finalmente logre ver de que se tratan las asistencias sociales. Es increíble la cantidad de gente que vive en las calles de esta ciudad y no sólo en esta sino también lo vi en Porto Alegre, Florianopolis; es tonto no darse cuenta en la situación que la sociedad vive. Veía un reportaje que la población que vive en la calle llego a 1 millón de “moradores”. Dormir en los parques, un edificio o en la parada de Sao Paulo es habitual, podría facilmente tirar mi carpa ahí sin ningún problema. Y con ello, la inseguridad es otro nivel, matan hasta por un reloj. Las Asistencias sociales ayudan a estos moradores a que tengan una cama, un baño, un lugar donde lavar su ropa y un plato de comida. Algunos por su buena conducta logran vivir en ellas y tratando de tener un empleo. Por suerte mía, era feriado y quedé 4 días en la asistencia social. Desde las 6 de la mañana todos se levantan a desayunar cafe da manha a las 8 todos deben salir a las 6 de la tarde se vuelven abrir las puertas para que tomen un ducha y tomen cena Jantar solo los que viven allí puede lavar su ropa, yo tuve que rogar para que me dejarán lavar. Ellos te proporcionan, toallas, jabón y toallas femininas. Hay una casa para mujeres y otra para hombres. No te dejan tener tus cosas adentro de la asistencia para eso, quedan dentro de la oficina así evitan robos. Las porciones de comida son abundantes podrías no comer en días JA JA JA. También te ayudan con pasajes a ciudades cercas incluso estados pero me han dicho que se tiene que llorar para poder conseguir un pasaje.

IMG_6756
Asistencia Social donde quede 4 días en Sao Paulo.

     Esos cuatros días fueron para trabajar en la Av. Paulista y Praça Republica, fueron días fracos en las dos semanas que estuve en Sao Paulo pude hacer 200 reales. Conocí artesanos brasileros, peruanos y chilenos. Sin tener donde quedarme otra semana más, tuve la suerte de conocer a Milena y Antonio con voluntad de ayudarme me recibieron en su casa por una semana para seguir ahorrando los reales. Fueron días donde descansé y conocí nuevas cosas. También Sao Paulo es hogar de varias culturas y nacionalidades desde Africanos, chilenos, peruanos, colombianos, mexicanos pero sobre todo JAPONESES, es tan chistoso escucharlos hablar portugués.

     

IMG_6759
Ciudad de Sao Paulo. 20 millones de habitantes.

Lista para continuar mi ruta, mis días en Sao Paulo llegaban a su fin y tenía que acercarme para reconocer terreno. Ahi conocí a Pri con una discreta pancita de 7 meses, me dió alojo en Itam Paulista ruta perfecta para encaminar a la siguiente estado. Con tan poco reales,  compre material necesario entre hijos y piedras para seguir sobreviviendo en la etapa final de mi viaje.

    

IMG_6811
Brigadero hecho por Pri mi couch

Con su ya particularidad hospitalidad del brasilero, me despidió Pri en una estación del metro a las 7 de la mañana para tomar un oníbus a San José de los Campos y seguir la ruta a Rio de Janeiro una ciudad sin ganas de conocer pero con el morbo de presumir que “estuve ahí”.

Gracias a todos por leerme. Les dejo mi número de cuenta para aquellos que deseen donarme unos pesos para seguir avanzando.

Nos leemos en la próxima.

‘’ Fica a vontade “ por 3 000 Km. Brasil part 1

     Brasil el quinto país más grande en territorio en el mundo. Era una incógnita entrar a ese país sin ningún conocimiento en el idioma portugués. Entraba por la frontera Uruguaya y mi primera ciudad brasileira era Chuy. El cartel de Bem-vindo do Brasil me daba un respiro de alegría. Era el inicio de una nueva aventura, otra travesía, más kilómetros, nuevas personas, nuevos paisajes… La primera palabra que escuché en portugués era de un gauchó arriba de un caballo a las 10 de la mañana. “Bom dia” en conjunto con una sonrisa me daba la bienvenida ese país que aún me tiene sorpresas por ver.

IMG_6684Es aquí, donde  empieza mi viaje por el gigante de Sudamérica; Mi primera ciudad brasileña a la que tenía que llegar es Pelotas a 280 kilómetros de la frontera Uruguaya. Venía viajando a dedo\aventón desde Chile, Argentina, Uruguay y Brasil no era la excepción. Había escuchado  recomendaciones, anécdotas, tips de como viajar por Brasil con el pulgar mi pasaje en ese entonces de 8 meses. Mi desafío en este país era el idioma, aunque es tan similar al español debo decir que también tiene su chiste; después del mes aprendí hablar el portunhol con el cual me doy a entender y tengo una conversación con las personas. Me siento orgullosa de este logro pues, no fui a ninguna escuela para aprender este idioma, tenía un poco de conocimiento del idioma ya que, he conocido brasileños durante el viaje pero estar en el propio terreno y aprenderlo a oído, mis salón de clases “La calle”, mis maestros “ la gente común’’ mi examen del idioma ‘’mis ganas de comunicarme’’.

13091947_10153769027518882_8007986268686763213_n
Eliete, mi couch en Porto Alegre.

Cruzando la frontera  caminando y con mi sello de 90 días estaba más que legal en Brasil. Caminé 2 kilómetros para empezar alzar el pulgar; 8 horas esperando al voluntario para acercarme a un pueblo pero todos los intentos fueron nulas. En la ruta nunca faltan los viajeros sin plan como yo. Nos presentamos como es habitual preguntándonos la  nacionalidad nos juntamos para hacer dedo juntos que tampoco funciono tanto. Decidimos caminar un poco y un bus se detuvo y sin cobrarnos el pasaje nos avanzó 40 kilómetros. Yo aún tenía plata uruguaya 300 pesos, él chico 5 reales y el hambre nos invadía. Nos paramos en una tiendra y con 5 reales compramos pan, queso y paté como plus nos regaló galletas. Seguí probando suerte con el pulgar pero definitivamente era 0 probabilidad llegar a dedo a Pelotas.

IMG_6713
Supermercado en Porto Alegre.

Tenía 300 pesos, iba a pagar un pasaje para llegar ahora la cuestión era que me los aceptará. Esperé 2 horas para que pasara un bus que me llevará allá. Tenía una couchsurfing  que me estaba esperando. En eso, veo dos mochileros más haciendo dedo sin suerte y ellos con plata brasileña y yo sin ella me ayudaron a pagar el pasaje.

Pelotas fue una ciudad de paso ya que el destino oficial era llegar a Porto Alegre. Cristina quien fue mi primera couch en Brasil me recibió con toda la hospitalidad que el brasileño sabe dar al foráneo y era una probadita de lo que venía. Cristina originaria de Sao Paulo pero radicando en Pelotas era la primera persona con quien preste mucho oído al portugués ya que, para mí los paulistas hablan muy rápido el idioma y con ello hay que estar pilas con lo que están diciendo.

13091983_10153769027788882_4040123623716599759_n
Cocinando Nopales en casa de mi couhc en Porto Alegre

La palabra ‘’DEDO’’ paso a segunda plano, ahora tenía que decir ‘’pegar carona’’ para hacerme entender de mis intenciones de viajar por este país. Viajar a dedo en Brasil es común pero no tan fácil como en otros países que son casi habituales. No tenía la fuerza suficiente para pegar carona a Porto Alegre así que, saque mis pocos pesos que tenía en la tarjeta y pague R$60 no podía creer que estaba pagando esa cantidad por 3 horas de viaje; viajar en ómnibus (como se le dice al transporte en Brasil) es para mí un lujo de 5 estrellas pero ni mi actitud y mucho menos mis ganas tenían de salir a la ruta y  levantar pulgar. Decidí pagar el ómnibus de mi vida y llegar pronto allí. Tampoco  podía creer que había gastado en 3 días R$150 dicha cifra está fuera de mi método el cual me está dejando actualmente en números rojos, en quiebra o sea, en la calle.

IMG_6697
Casa de infancia de Ronaldinho Gaúcho. Jugador brasileno el cual soy admiradora.

Porto Alegre la ciudad Gaúcha de Brasil. Mi couch Eliete una querida gaúcha como ella se sabe decir me recibió con toda la buena onda en su casa a las afuera de la gran ciudad pues, en Brasil todas las ciudades son grandes  hasta ahora no he encontrado alguna pequeña. En casa, vivía con su madre con quien al final me termino odiando por quitarle el tiempo de su hija JA JA JA. Dos semanas para agarras fuerzas fueron justas en esta ciudad. Empezar a entrenar el oído en el idioma fue una buena razón también. En Porto Alegre la gente habla el idioma un poco más pausado, lento y te da chance de aprenderlo. Quizás también porque hay argentinos y uruguayos ya que son sus vecinos cercanos. Rio Grande do Sul es el estado y la ciudad Porto Alegre se dice, que los gaúchos en algún periodo de su historia querían separarse de Brasil y formar un país independiente ya que, no se creen propios del mismo también logre ver que la mayoría de los gaúchos son descendientes de Europeos la gran mayoría de sus habitantes son blancos, ojos claros y rubios uno que otro descendientes de africanos pero en su mayoría de europeos. Una muestra de ello, son Gisele Bunchen y XUXA ambas de Rio Grande do Sul.

     Debo mencionar, que es esta parte del país la gente no es un tanto hospitalario como lo ha sido en otros estados del país. Los ánimos y la nostalgia de regresar a la tierra se me vinieron encima quería volver, venderle el alma al diablo era una opción. 10 reales me acompañaban en Porto Alegre, ni ganas de trabajar tenía se me hacía fácil sacar lo último en la tarjeta y avanzar.

IMG_6707
Ipanema, Porto Alegre. Brasil

Tenía dos opciones; seguir recorriendo Brasil o tomar ruta para Paraguay, lo pensé como mil veces y sí continuaría por Brasil mi siguiente destino sería Sao Paulo para trabajar la artesanía.

La decisión duro 2 días arme la mochila y tome la ruta para Florianopolis en el Estado de Santa Catarina. No tenía ganas ni de pisar esa isla. Me la imaginé pequeña pero al verla era una ciudad como Porto Alegre. La incógnita de hacer dedo en Brasil la iba a saber en el momento que estuviera caminando en la carretera con los 30 kilos de equipaje adelante y atrás.

La mamá de mi amiga me dijo ‘’ –es difícil hacer carona en Porto Alegre – ‘’ Y con su poca esperanza de llegar me despedí de Porto Alegre. Una hora duro la espera y el primer voluntario fue un señor  quien iba a Osorio yo con mi portugués de principiante y él con su ganas de entenderme, hablamos en todo el viaje. Al final, me dio 10 reales ‘’ – para un café un pan –‘’ Me compré unas galletas de chocolate para aguantar el viaje y rellenar el termo de agual; en la ruta, me encuentro a una chilena, es grato volver a escuchar tan peculiar acento pero a la vez un poco incómodo ya que, por naturaleza del chileno ella era desconfiada y empezó hablarme de  la carona por Brasil. Decidimos irnos juntas a  Florianopolis o también conocida como FLORIPA. Sin antes, me había platicado que pidiendo carona la subió un hombre el cual después, de dejarla en la gasolinera no la dejo bajar hasta que le diera  un beso para despedirse, le rasgo la blusa el cuál pude ver. Ella hablaba un poco más el idioma y así me evitaría la pena de conversa con el conductor JA JA JA JA.

Un camionero se detuvo y nos llevó directo a Floripa. Un brasileño que conocí en Buenos Aires, Argentina me había dicho una vez, si vas a Brasil tienes que llevar dos cosas ‘’Un plato y una cuchara’’, hice caso omiso pero en verdad son objetos necesarios en este país. Como todo camionero, nos invitó algo de cenar y conversamos todo el viaje hasta que cayó la noche y llegamos a nuestro destino. Acampamos en una gasolinera donde los trabajadores nos dieron refresco y pan para cenar algo para día siguiente continuar la ruta.

IMG_6717
Puente en construcción para Floripa.

El resto se los contaré en la próxima entrada, Brasil es un país de gente generosa, hospitalaria y mucho que más que decir, un chico me dijo ‘’- Brasil y México son países de gente buena, paisajes inigualables pero los políticos son la enfermedad de estos países – ‘’ y en eso estoy de acuerdo.

Gracias aquellas personas que me leen y sobre todo aquellos que sin conocerme y les motiva mi historia me donen una mínima pero una gran cifra para mí para continuar mi travesía por la  gran América del Sur. Dejo mis cuentas tanto electrónica y bancaria:

 

PAYPAL: LINDA-ZAPATA1988@HOTMAIL.COM

SANTANDER:
Cuenta SANTANDER: 60-56308464-6

Clabe:014790605630846461