Argentina. ¡Fin del Tango!

Voy a empezar con un poema de Pablo Neruda que mi amigo Agustín me compartió:

Algunas veces encuentras en la vida 
una amistad especial:
ese alguien que al entrar en tu vida
hace un clic especial. 


Ese alguien que te hace reír sin cesar;
ese alguien que te hace creer que en el mundo
existen realmente cosas buenas.
Ese alguien que te convence
de que hay una puerta lista
para que tú la abras.
Esa es una amistad eterna…
Si te alejas,
tu amistad eterna te sigue.
Si pierdes el camino,
tu amistad eterna te guía y te alegra.
Tu amistad eterna te lleva de la mano
y te dice que todo va a salir bien.
Si tú encuentras tal amistad
te sientes feliz y lleno de gozo
porque no tienes nada de qué preocuparte.
Tienes una amistad para toda la vida,
ya que una amistad eterna no tiene fin. 

img_6301
Tango en Buenos Aires,

  Llego a la conclusión de mi viaje por Argentina, 16 provincias visitas más de 20 ciudades y mil almas que me colaboraron para que mi estancia fuera la mejor. Norte, centro y sur; desierto, pampa, glaciares, bosques, nieve son los paisajes que la Argentina te ofrece. En la Buenos Aires la ciudad de las Furias como Cerati la describió en vida es la ciudad donde hay cultura, colores, ferias, al porteño mal hablado, sencishito (sencillito) y carismático. El porteño mal visto en todas partes de Sudamérica pero generoso para dar direcciones incluso, para pagar el pasaje del colectivo. El Subté no es el mejor medio de transporte, quizás me toco subirme al peor JA JA JA; la arquitectura ¡maravillosa!, viajar en tren es una experiencia única y barata; el mate por las mañanas, tardes o noches es de ley pero agradable ese ritual de compartir una conversación con facturas.

img_6351
“El caminito” Boca, Buenos Aires. Argentina

Trabajar en San Telmo los domingos con mi paño de artesanía es para agregarlo a mi curriculum pues, es la feria más grande e importante de Sudamérica, ver bailar tango por las calles de San telmo y el barrio del “Boca” en el “Caminito” es mágico y excitante. El asado porteño no se queda atrás, los vinos.., el café que es malísimo en Argentina pero lo hacen cotidiano eso me dijo mi amigo Pablo quién fue mi estupendo guía. Buenos Aires tienes historia entre sus callejones, el obelisco y los cementerios con sus personajes ilustres como Evita Perón.

img_6273
Tumba de Eva Perón

    No terminaría describir Buenos Aires; tomé mi mochila acompañada de una catalana rumbo a Córdoba donde había dejado algunas cosas. Córdoba la capital el FERNET, de las previas, de ese acento peculiar que se reconoce a la primera frase. Visité a mis amigas después de 2 años, durmiendo en la terminal de Córdoba capital ya de una abortada visita a San Marco Sierra, de hecho me hice la dormida en el bus para no pagar el pasaje completo :D. Viajar en tren por 6 pesos fue lindo pero con un calor de 45 grados y sin ventanas no lo es tanto. Carlos Paz un buen lugar para el fin de semana y largos con los calores de verano es buena opción pero mi pueblo favorito Alta Gracia, con arquitectura colonial y un sueño hecho ir a la casa de Ernesto Guevara. Córdoba es mi provincia favorita el ambiente de juventud y universitaria se vive sin dejar de mencionar que los cordobeses son lindos, guapos y simpáticos entonces ¡parada obligada!

14632758_10211238080413913_1748048726_o-1
Andes, desde Mendoza.

 San Luis y Mendoza son provincias bellas; Mendoza caminando por los viñeros y la vista de los Andes como postales en mi mente también tiene desierto. San Luis con sus lagos y ríos te hacen quedarte y no salir de sus aguas frías.

Debo confesar que mi parte favorita de Argentina es el norte. Recorrí a dedo Argentina de norte a sur pagando dos veces colectivo en Argentina y de ahí no más, escuché diferentes acentos, diferente trato y puedo decir que Argentina no es solo Buenos Aires y Córdoba, el argentino no es solo el Porteño ni el Cordobés ¡No! Creo que este país me dio una bofetada de generosidad y nobleza de la perspectiva que tenía o se tiene del argentino; creo que para eso viajamos para abrir nuestras visiones y crear nuestras propias creencias.

img_6252
Monumento a Mafalda.

   

img_20160714_143943
Boca del diablo, Cataratas de Iguazú, Argentina

  Se venía la tercera entrada por Ciudad del Este, Paraguay, quería conocer las Cataratas del Iguazú no podía irme de Sudamérica sin conocerlas. Aquí mi problema como lo ha sido desde el comienzo de mi viaje es el dinero. La entrada a las cataratas eran de $300 pesos hice dedo desde Iguazú y funciono muy bien, llegué a la caja para explicar mi situación financiera a la que hicieron caso omiso; para eso, iba con mi mango de pulseras  para casos de emergencias. Me senté y tomé valor para hacer mi mejor hazaña y no pagar esos $300 pesos. Me acerque a los guardabosques  y les conté mi conmovedora historia. Tenía a la mano $100 pesos y fui al cajero y sólo tenía 80 JA JA JA JA quería pagar pero al ver mi cuenta sólo tenía para un vaso.

     Con éxito la misión pude pagar 40 pesos (como misionero) aunque algunos entras gratis (por suerte) yo feliz con el trato entre a disfrutar dicho maravilla natural que solo Pacha Mamma puede sorprendernos. No había visto tanta agua en mi vida, arcoíris, tanta vegetación y mariposas hermosas que se paran en la piel sin querer irse.

    

img_6113
Córdoba, Argentina.

Dejando el camping en Puerto Iguazú pues, visité la ciudad que por cierto, es caro para ir allí… 80 pesos pasaje de ida y otros 80 de vuelta para ir a las Cataratas, se puede ir haciendo dedo así lo hice. Desarme la carpa para rumbo a Resistencia, el Chaco. El día fue óptimo, un brasilero me llevo hasta 400 km pasando Posadas. Me quedé acampando en la estación de servicio como es costumbre. Esa noche pasé una helada terrible; me alisté y me puse a la ruta con mi pulgar para llegar ese mismo día a Resistencia. Fue  la espera más larga de mi vida. Desde las 8 de la mañana hasta las 6 de la tarde sin éxito. Me subieron unos policías que me avanzaron 20 km después un señor con su hijo otro 50 km. Viendo mi suerte eran ya las 7 de la noche caminé unos 3 km, resignada a pasar frío de nuevo iba contemplando los atardeceres gauchos. De repente un carro estaba detenido a 500 metros. ¡Me estaba esperando! Me pregunto para donde iba y con entusiasmo respondí ¡Resistencia! Él iba a Corrientes y así fue como viaje toda la noche llegando a Resistencia a las 12 de la noche.

Gracias por leerme. Estoy en las últimas entradas de mi viaje por Sudamérica.

14647414_10211252455293276_978178748_o
Ana, Rodri y yo en el desierto de MEndoza, Argentina.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s