Ushuaia, 365 días después.

En  1826 el barco  HMS  Beagle  de 200 toneladas de carga, bajo el mando del  capitán  Fitz Roy, fue enviado a estudiar los mares del sur. El Beagle ancló en una supuesta bahía que resultó ser un magnifico canal de hoy lleva su nombre. Allí navego también los indígenas Yaganes, hábiles remeros de los canales fueguinos.

Ushuaia que en idioma de los nativos yaganes significa “puerto interior hacia el poniente.

  Estoy por cumplir casi 3 años viajando y hace 1 año que cumplí el mayor de mis sueños ¡Qué dichosa soy!… Aún me falta mucho por descubrir pero me siento feliz de llevar una relación con mi mochila y con la vida. ¿Qué más le puedo pedir a está pinche vida?

Hace un año que hice el viaje para Ushuaia y me viene este párrafo que leí del libro “Bullet Park”

“En momentos así, uno piensa con felicidad: éste es mi país, único, vasto, misterioso. En aviones, aeropuertos o en trenes de otros país”.

Es así como termino este relato de mi travesía por zonas frías, australes y huanacos por todas partes.

    12279190_10208412923866873_2246711165656076742_n Esperando a Gustavo para continuar la ruta, los oficiales de la aduana lo hacen para un lado y le empiezan a revisar todo el camión incluso tuvieron que ir a buscar a los perros si en dado caso tenía drogas el camión. En eso, nos habla el camionero y nos dice que nos subamos que teníamos que volver de nuevo a Río Gallegos  ¡Queeeeee! Con mi cara de frustración nos volvimos y nos platicó Gustavo que no lo dejaron pasar  pues tenía un precinto abierto en la puerta de la caja (tipos candados) y eso hacía dudar a los oficiales de que quizás podría llevar drogas. Una semana antes, nos decía Gustavo que había incautado 8 kilos de cocaína en un camión, había pasado 3 zonas fronterizas y en la aduana argentina de Tierra del Fuego se percataron de ello. Es por ello que, estaban más pilas con las revisiones hasta el punto de que Paulo se acerca para checar que estaba pasando el oficial chileno se percató de su acento colombiano y empezó a preguntarle si traía drogas le paso el perro para olfatearlo y lo empezó a revisar. ¡Mala experiencia para Paulo!

    Nos regresamos, Gustavo nos dejó en la estación de buses para asegurar el viaje le dejamos las mochilas y tomamos las de mano. Nos prometió que no iría a buscar en cuanto solucionará la cuestión del precinto él tenía por seguro que se arreglaba el mismo día pero ¡Ohhhhh sorpresa! Pasamos la noche en la estación con un frío ¡terrible! Podríamos regresar de vuelta a casa de Silvia pero no quería abusar de su generosidad y por mi cuenta me quedé en la estación de bus. Paulo me sugirió que llamáramos a su casa pero mi respuesta fue: -NO – .

Pasamos frío, hambre llego un momento donde me dolían los huesos con tal temperatura. Nos tuvimos que meter a un cajero que estaba adentro de la estación y quizás así no pasar tanto frío pero ¡imposible! Dormimos terrible mal con la espera que Gustavo nos fuera a buscar lo anunciábamos con ancias. El reloj marcaba las 9 de la mañana y ni sus luces, las 11 y ya estaba pensado que quizás se fue sin nosotros y lo peor nuestras mochilas con él.

12107031_10207708855181058_2329297108770896070_n
Ailen y su familia en Rio Grande, Tierra del Fuego, Argentina. Oct 2015

Eran tan solo 350 km para llegar a Ushuaia y una linda voluntaria que nos daría una cama calientita nos esperaba en Rio Grande, Tierra del Fuego; con los papeles arreglados pasamos las 4 fronteras que están en la ruta más austral del mundo. Sin problemas finalmente llegamos a la primera ciudad de la provincia de Tierra del Fuego, Rio Grande. Ailen nos esperaba con todo el entusiasmo para acogernos en su casa, veníamos de acampar en gasolineras, pasar frío, heladas, hambre, vientos, problemas aduaneros etc etc…, estar en Rio Grande era ya la gloria, un paso a Ushuaia, estaba más cerca de mi sueño como mochilera.

    La familia de Ailen nos recibió como parte de la familia, nos prepararon cena, nos dieron una cama calientita que compartimos Paulo y yo y paseamos por la ciudad. Tierra de los ONAS esa cultura patagónica que fueron cruelmente asesinados como animales de colección hoy en día no queda nada de ellos ni siquiera un descendiente. Se dice que cuando llego Magallanes atravesando en su barco el estrecho que lleva su nombre vio fogatas en todas partes, la gente vestía cuero y pieles de animales, casi desnudo en temperaturas muy bajas. Es por ello, que lleva el nombre de Tierra del Fuego.

  La estadía duro 4 días para tomar fuerza y seguir haciendo dedo hasta Ushuaia que tan solo nos quedaban 200 y pico de km para llegar. No esperamos mucho y nos llevó un señor directo hasta la ciudad de ensueño. Las montañas cubiertas aún de nieve y con un cielo azul y el sol que quemaba nos recibía Ushuaia.

   

12190059_10207741169148887_3352584281037521532_n
La cordillera de los Andes, Argentina.

  No puedo escribir mi emoción de estar ahí, parece que fue ayer que pisé la ciudad más austral del mundo, tengo tan fresco los recuerdos desde que nos bajamos de ese carro y nos dirigimos hacia el centro. Estábamos tan felices de al fin llegar a nuestro objetivo, el de Paulo algunos meses el mío hace 2 años (Octubre 2015)… Este era el resultado de mi travesía, de mis días en la ruta, del frío y de todos, todos los  momentos que pasé desde el primer día que tome la mochila para llegar hasta aquí; aún no acababa la aventura final, no teníamos donde dormir, no teníamos Couchsurfing ¡nada! Llegamos sin que nadie nos recibiera. Había dejado unos mensajes antes y sólo la suerte nos acompañaba.

       Paulo con ansias de buscar el cartel “USHUAIA” y tomarse la foto; yo con las ganas de buscar WIFI y emocionada de lo que estaba sucediendo le dije que primero buscáramos a donde quedarnos, solo tenía 100 pesos argentinos ¿Qué se hace con 100 pesos en Ushuaia? ¡Nada! Pero ni para un alfajor tenía.

     Aquí aparece Flor, nuestro ángel austral, ella nos escribió, nos dio su teléfono para contactarla y nos quedamos con ella 4 días, nos invitó al parque nacional “Bahía Lapatalla” ahí empezaba la otra etapa del viaje, kilómetro 0 rumbo a casita.

   12308613_10208412919026752_57591745432608834_n  Sentía el sol que picaba parecía que lo tuviera tan cerca que las marcas quedaron, estaba tan emocionada de llegar al sueño de muchos mochileros, un clima de 19 grados ¡calor! Pareciera que el clima estaba de nuestro lado, fueron 4 días de sol, cielo despejado, mates por todos lados, caminar entre las calles de Ushuaia, caminar sola me hizo tan bien y sentarme junto a la placa turística, llorar y recordar todo, hablar conmigo misma, encontrarle sentido a las últimas palabras de mi papá todo encajaba con satisfacción. Estaba en Tierra del Fuego, en Ushuaia y ahora puedo contarle a todo aquél que quiera escuchar mi historia, describirle como vi las montañas, los glaciares, el mar austral, el frío que hacía, la gente que vive allí y todo el tiempo que tuve para llegar. Estaba feliz, estaba plena. Era la distinción honorable a mi persona, a mi valentía a mis ganas de llegar. Esa era yo, era mi logro, mi título, mi examen profesional, mi examen de vida.

Tocaba volver a subir eran 3 mil km que teníamos que hacer de nuevo pero eso, se los cuento en la próxima entrada…

Gracias por leerme.

12191406_10207723070096422_1484201125121157491_n
Empezamos de nuevo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s