‘’ Fica a vontade “ por 3 000 Km. Brasil part 1

     Brasil el quinto país más grande en territorio en el mundo. Era una incógnita entrar a ese país sin ningún conocimiento en el idioma portugués. Entraba por la frontera Uruguaya y mi primera ciudad brasileira era Chuy. El cartel de Bem-vindo do Brasil me daba un respiro de alegría. Era el inicio de una nueva aventura, otra travesía, más kilómetros, nuevas personas, nuevos paisajes… La primera palabra que escuché en portugués era de un gauchó arriba de un caballo a las 10 de la mañana. “Bom dia” en conjunto con una sonrisa me daba la bienvenida ese país que aún me tiene sorpresas por ver.

IMG_6684Es aquí, donde  empieza mi viaje por el gigante de Sudamérica; Mi primera ciudad brasileña a la que tenía que llegar es Pelotas a 280 kilómetros de la frontera Uruguaya. Venía viajando a dedo\aventón desde Chile, Argentina, Uruguay y Brasil no era la excepción. Había escuchado  recomendaciones, anécdotas, tips de como viajar por Brasil con el pulgar mi pasaje en ese entonces de 8 meses. Mi desafío en este país era el idioma, aunque es tan similar al español debo decir que también tiene su chiste; después del mes aprendí hablar el portunhol con el cual me doy a entender y tengo una conversación con las personas. Me siento orgullosa de este logro pues, no fui a ninguna escuela para aprender este idioma, tenía un poco de conocimiento del idioma ya que, he conocido brasileños durante el viaje pero estar en el propio terreno y aprenderlo a oído, mis salón de clases “La calle”, mis maestros “ la gente común’’ mi examen del idioma ‘’mis ganas de comunicarme’’.

13091947_10153769027518882_8007986268686763213_n
Eliete, mi couch en Porto Alegre.

Cruzando la frontera  caminando y con mi sello de 90 días estaba más que legal en Brasil. Caminé 2 kilómetros para empezar alzar el pulgar; 8 horas esperando al voluntario para acercarme a un pueblo pero todos los intentos fueron nulas. En la ruta nunca faltan los viajeros sin plan como yo. Nos presentamos como es habitual preguntándonos la  nacionalidad nos juntamos para hacer dedo juntos que tampoco funciono tanto. Decidimos caminar un poco y un bus se detuvo y sin cobrarnos el pasaje nos avanzó 40 kilómetros. Yo aún tenía plata uruguaya 300 pesos, él chico 5 reales y el hambre nos invadía. Nos paramos en una tiendra y con 5 reales compramos pan, queso y paté como plus nos regaló galletas. Seguí probando suerte con el pulgar pero definitivamente era 0 probabilidad llegar a dedo a Pelotas.

IMG_6713
Supermercado en Porto Alegre.

Tenía 300 pesos, iba a pagar un pasaje para llegar ahora la cuestión era que me los aceptará. Esperé 2 horas para que pasara un bus que me llevará allá. Tenía una couchsurfing  que me estaba esperando. En eso, veo dos mochileros más haciendo dedo sin suerte y ellos con plata brasileña y yo sin ella me ayudaron a pagar el pasaje.

Pelotas fue una ciudad de paso ya que el destino oficial era llegar a Porto Alegre. Cristina quien fue mi primera couch en Brasil me recibió con toda la hospitalidad que el brasileño sabe dar al foráneo y era una probadita de lo que venía. Cristina originaria de Sao Paulo pero radicando en Pelotas era la primera persona con quien preste mucho oído al portugués ya que, para mí los paulistas hablan muy rápido el idioma y con ello hay que estar pilas con lo que están diciendo.

13091983_10153769027788882_4040123623716599759_n
Cocinando Nopales en casa de mi couhc en Porto Alegre

La palabra ‘’DEDO’’ paso a segunda plano, ahora tenía que decir ‘’pegar carona’’ para hacerme entender de mis intenciones de viajar por este país. Viajar a dedo en Brasil es común pero no tan fácil como en otros países que son casi habituales. No tenía la fuerza suficiente para pegar carona a Porto Alegre así que, saque mis pocos pesos que tenía en la tarjeta y pague R$60 no podía creer que estaba pagando esa cantidad por 3 horas de viaje; viajar en ómnibus (como se le dice al transporte en Brasil) es para mí un lujo de 5 estrellas pero ni mi actitud y mucho menos mis ganas tenían de salir a la ruta y  levantar pulgar. Decidí pagar el ómnibus de mi vida y llegar pronto allí. Tampoco  podía creer que había gastado en 3 días R$150 dicha cifra está fuera de mi método el cual me está dejando actualmente en números rojos, en quiebra o sea, en la calle.

IMG_6697
Casa de infancia de Ronaldinho Gaúcho. Jugador brasileno el cual soy admiradora.

Porto Alegre la ciudad Gaúcha de Brasil. Mi couch Eliete una querida gaúcha como ella se sabe decir me recibió con toda la buena onda en su casa a las afuera de la gran ciudad pues, en Brasil todas las ciudades son grandes  hasta ahora no he encontrado alguna pequeña. En casa, vivía con su madre con quien al final me termino odiando por quitarle el tiempo de su hija JA JA JA. Dos semanas para agarras fuerzas fueron justas en esta ciudad. Empezar a entrenar el oído en el idioma fue una buena razón también. En Porto Alegre la gente habla el idioma un poco más pausado, lento y te da chance de aprenderlo. Quizás también porque hay argentinos y uruguayos ya que son sus vecinos cercanos. Rio Grande do Sul es el estado y la ciudad Porto Alegre se dice, que los gaúchos en algún periodo de su historia querían separarse de Brasil y formar un país independiente ya que, no se creen propios del mismo también logre ver que la mayoría de los gaúchos son descendientes de Europeos la gran mayoría de sus habitantes son blancos, ojos claros y rubios uno que otro descendientes de africanos pero en su mayoría de europeos. Una muestra de ello, son Gisele Bunchen y XUXA ambas de Rio Grande do Sul.

     Debo mencionar, que es esta parte del país la gente no es un tanto hospitalario como lo ha sido en otros estados del país. Los ánimos y la nostalgia de regresar a la tierra se me vinieron encima quería volver, venderle el alma al diablo era una opción. 10 reales me acompañaban en Porto Alegre, ni ganas de trabajar tenía se me hacía fácil sacar lo último en la tarjeta y avanzar.

IMG_6707
Ipanema, Porto Alegre. Brasil

Tenía dos opciones; seguir recorriendo Brasil o tomar ruta para Paraguay, lo pensé como mil veces y sí continuaría por Brasil mi siguiente destino sería Sao Paulo para trabajar la artesanía.

La decisión duro 2 días arme la mochila y tome la ruta para Florianopolis en el Estado de Santa Catarina. No tenía ganas ni de pisar esa isla. Me la imaginé pequeña pero al verla era una ciudad como Porto Alegre. La incógnita de hacer dedo en Brasil la iba a saber en el momento que estuviera caminando en la carretera con los 30 kilos de equipaje adelante y atrás.

La mamá de mi amiga me dijo ‘’ –es difícil hacer carona en Porto Alegre – ‘’ Y con su poca esperanza de llegar me despedí de Porto Alegre. Una hora duro la espera y el primer voluntario fue un señor  quien iba a Osorio yo con mi portugués de principiante y él con su ganas de entenderme, hablamos en todo el viaje. Al final, me dio 10 reales ‘’ – para un café un pan –‘’ Me compré unas galletas de chocolate para aguantar el viaje y rellenar el termo de agual; en la ruta, me encuentro a una chilena, es grato volver a escuchar tan peculiar acento pero a la vez un poco incómodo ya que, por naturaleza del chileno ella era desconfiada y empezó hablarme de  la carona por Brasil. Decidimos irnos juntas a  Florianopolis o también conocida como FLORIPA. Sin antes, me había platicado que pidiendo carona la subió un hombre el cual después, de dejarla en la gasolinera no la dejo bajar hasta que le diera  un beso para despedirse, le rasgo la blusa el cuál pude ver. Ella hablaba un poco más el idioma y así me evitaría la pena de conversa con el conductor JA JA JA JA.

Un camionero se detuvo y nos llevó directo a Floripa. Un brasileño que conocí en Buenos Aires, Argentina me había dicho una vez, si vas a Brasil tienes que llevar dos cosas ‘’Un plato y una cuchara’’, hice caso omiso pero en verdad son objetos necesarios en este país. Como todo camionero, nos invitó algo de cenar y conversamos todo el viaje hasta que cayó la noche y llegamos a nuestro destino. Acampamos en una gasolinera donde los trabajadores nos dieron refresco y pan para cenar algo para día siguiente continuar la ruta.

IMG_6717
Puente en construcción para Floripa.

El resto se los contaré en la próxima entrada, Brasil es un país de gente generosa, hospitalaria y mucho que más que decir, un chico me dijo ‘’- Brasil y México son países de gente buena, paisajes inigualables pero los políticos son la enfermedad de estos países – ‘’ y en eso estoy de acuerdo.

Gracias aquellas personas que me leen y sobre todo aquellos que sin conocerme y les motiva mi historia me donen una mínima pero una gran cifra para mí para continuar mi travesía por la  gran América del Sur. Dejo mis cuentas tanto electrónica y bancaria:

 

PAYPAL: LINDA-ZAPATA1988@HOTMAIL.COM

SANTANDER:
Cuenta SANTANDER: 60-56308464-6

Clabe:014790605630846461

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s