La Uruguay de los 3 millones.

     La Uruguay, ese botón que se encuentra al este de Sudamérica, tierra de Charruas, asado a la leña, vino, mate y de personajes que dejaron huella tanto en su país natal como en el mundo como: Eduardo Galeano, Pepé Mújica, Mario Benedetti entre los mas conocidos. De este último, me viene uno de mis poemas favoritos:

Compañera
usted sabe
puede contar
conmigo
no hasta dos
o hasta diez
sino contar
conmigo

si alguna vez
advierte
que la miro a los ojos
y una veta de amor
reconoce en los míos
no alerte sus fusiles
ni piense qué delirio
a pesar de la veta
o tal vez porque existe
usted puede contar
conmigo

si otras veces
me encuentra
huraño sin motivo
no piense qué flojera
igual puede contar
conmigo

pero hagamos un trato
yo quisiera contar
con usted

es tan lindo
saber que usted existe
uno se siente vivo
y cuando digo esto
quiero decir contar
aunque sea hasta dos
aunque sea hasta cinco
no ya para que acuda
presurosa en mi auxilio
sino para saber
a ciencia cierta
que usted sabe que puede
contar conmigo.

MARIO BENEDETTI

     Mi aventura por Uruguay empieza cruzando la frontera por Salto casi la última. Mi idea era llegar a Montevideo en 2 días pero demoré 3. Haciendo dedo bajo los rayos del sol aún en suelo argentino era casi un cancér seguro pero el entusiasmo de cruzar una nueva frontera eran más fuerte que esos rayos penetrantes.

     Había pasado la noche es  una estación de servicio en Concordia, Argentina después que un camionero brasilero me propusiera sexo a las 10 de la noche me bajé con una sonrisa diciendóle “GRACIAS, CHAO”. Temprano, desarme carpa y preparé mochila para cruzar la frontera al tercer carro me subió un argentino muy particular ya que, me contó que él hackeó las tarjetas para llamar TELCEL en el 2003 o no sé cuando pero él con otros hacker mexicanos liberaron tarjetas y muchos personas tuvieron llamadas gratis en su momento. Por lo que veo, Carlos Slim ni se preocupo por la perdida de algunos pesos.

  Este último me ayudo a cruzar frontera, tomando mate me sellaron el pasaporte y oficialmente tenía 3 meses en tierras charruas.El sol que no perdonaba ninguna, caminando 500 metros para pedir dedo rumbo a Montevideo. Me subió un chico que venía de cargar combustible del lado argentino ya que para los uruguayos, la gasolina en Argentina es más barata que en Uruguay.

     Uruguay es el país más caro de Sudamérica, 1 dólar cuesta $30 pesos uruguayos. Una lata de coca cola te cuesta 70 peso, una bolsa de arroz de 1 kilo $45 pesos y de lo demás ni hablo. La vida en Uruguay es costosa y el salario minimo esta entre los 15 y 30  mil pesos uruguayos. Saquen cuentas. En mi siguiente parada, había un anciano pidiendo dedo que también iba para Montevideo. Caminé unos pasos más para que lo llevarán a él primero. A los 20 minutos, se para una camioneta y nos llevan a los dos. A las afuera de Salto, tierra de ídolos como lo es Suárez, el termometro quería explotar, busqué la mejor sobra pero era nula. 4 horas esperando bajo el sol y nadie me levantaba, caminé como 5 kilómetros lo que quería era un balde de agua fría para quitarme ese pinche calor.

     Cruzando un puente hallé un río no lo pensé dos veces y baje a bañarme para agarrar fuerzas, no había comido nada y eran casi las 5 de la tarde todavía en Salto. Seguí caminando y vi casas me dije “Si en dado caso quedo en la ruta, acampo”; al rato, levanto el pulgar y se para Andrés un chico de unos 20 años que iba rumbo a Flores casi 300 kilometros ese día, me había sacado la loteria.

     En una charla de cultura general de Uruguay, estuve cebando todo el viaje, dos termos. Los uruguayos son pioneros del mate y a ellos se les atribuye la leyenda que son los que más beben dicho ritual de hierba, agua caliente y una calabaza para empezar la ronda.  Fue la última vez que probé mate las demás fueron falsos uruguayos JA JA JA JA JA JA. Andrés me contaba que El mate, Gardel y el Dulce de Leche son uruguayos y que los argentinos les quieren robar lo único que tienen ja ja ja ja, en un todo de broma. Para mi uruguayos y argentinos SON LO MISMO pero en diferentes países y más buena onda JA JA JA JA.

     Llegando a Flores nos depedimos y cada quién por su rumbo. Busqué un lugar donde pasar la noche ya que, en la gasolineras en Uruguay no’más no dejan. Acampé en un parque. Lista para llegar a Montevideo y con un poco de nostalgia acordandome de México arme todo para emprender la ruta. Fue uno de los días más cansado de mi viaje. Esperar 6 horas en la carretera no es gracioso, fue duro pero al final logré llegar. Todos los conductores me veían parada con el sol en la cabeza y nadie se apiadaba de mi, tuve tiempo para jugar un rato con mis poi y ni así. Tenía hambre  no había comido en tres días sólo agua y mas agua parecía camello reservando el agua en mi panza. Recordé que tenía harina para hacer tortillas, moje la harina y empecé a comerla para engañar al estomago.

   

12794784_10208561706421806_93909872370427069_o
Día 3, el sol mataba el dedo era casi nulo. Flores, Uruguay.

Caminé 1 kilometro para encontrar una sobra y seguir haciendo dedo. Un comercianto se detuvo y me avanzo algunos kilometros antes de llegar a San José; había acontecido un accidente donde el carro salió de la ruta y dió vueltas al parecer solo hubo heridos. Me quede viendo el hecho y me empecé a cuestionar “Me vieron en la ruta?”, “Yo podría haber estado ahí adentro del carro” etc etc. Al final, me sunbió otro señor y me acerco casi a 30 km de San José.

     Eran las 7pm yo quería llegar a Montevideo, ya no tenía ni las fuerzas de acampar otra noche más, un día más sin comer. Tenía 230 pesos argentinos ni siquiera había tocado la plata uruguaya. Seguí haciendo dedo y cuando veo venir el bús y el último bús para ir a Montevideo del día. Preparé mi mejor discurso para queme dejarán subir. Lo paré y al detenerse bajo el ayudante del conductor y le pregunte: “Cuanto cuesta para Montevideo?” – Él me respondió: $280 pesos – Le dije que no tenía plata uruguaya que en cuanto llegará a la terminal la cambiaría  y le pagaría el pasaje. El tipo al principio se negó al trato pero le rogé incluso, le dí la opción de retenerme la mochila mientras iba por le dinero.

    

12823270_10208569535737534_7900106007461053692_o
Así me recibía con un atardecer Uruguay. A los 20 minutos tomé el bús.

Felizmente iba arriba del bús, no sé si el señor me tuvo lastima o compasion o mi trato le parecía prudente pero iba a llegar a mi destino; una hora y media me separaba de Montevideo. Yo iba desparramada en el asiento, con olor a sudor de 3 días sin bañarme, quemada del sol, con tan solo agua en el estomago iba disfrutanto el paisaje del anochecer. Debo confesar, que viajar en bús para mi es casi un privilegio.

     Al llegar a la terminal de Montevideo pues es la única ja ja ja ja, me bajé y le dije al tipo con quién hice el trato. “Ahora vuelvo, voy por la plata” asistiendo la cabeza, salí volando a la casa de cambio para que me dieran por fin plata uruguaya. Tenía oficialmente 340 pesos y los debía en ese pasaje. Volví pronta hacía el señor y le dije – 200 qué me diji…? – A lo que el tipo con una mirada de solidaridad y de ben corazón me djo: -“No me debes nada, por que fuiste honesta. Toma esa plata y comprate un refresco  y una torta. No le digas al chofer que no pagaste”- Agarré mi mochila me guardé esa plata y busqué un lugar de Wi FI para escribirle a Mónica mi amiga que me estaba esperando que por fin había llegando.

     Después, me senté arriba de la mochila a esperar a mis amigos y de últimas a llorar por que al final de toda la travesía de esos 3 días que no olvidaré y estarás en mi catalogo de anécdotas, este hombre que no supo y tampoco le hubiese interesaado toda mi aventura me ayudo a llegar a mi destino gracias a mi HONESTIDAD.

 No sé que tanto cueste hoy en día esa palabra pero me la he ganado con un poco de esfuerzo estos últimos dos años de andadas.

Gracias a todo aquellos que tienen ese breve espacio de su tiempo para leerme. No tengo computadora ahora y por eso debo fotos pero en cuanto tenga plata y compu comparto el blog con fotos.

Algunos tienen mi cuenta Santander y PayPal si me quieren dar una mano.

Gracias por su apoyo. Nos leemos en la próxima.

Anuncios