30 días a dedo por la Patagonia. Argentina. 1 Parte

Durante mi viaje por la Patagonia, una amiga de Río Gallegos me regalo el libro de Paulo Coelho “El Alquimista” muchas veces me lo habían mencionado incluso, estrictamente obligada a leerlo por el estilo de vida que llevo actualmente. Aún llevo algunas hojas leídas pero he subrayado algunas frases con las cuales me he identificado durante todo este tiempo de viaje. Les comparto la primera:

Es justamente la posibilidad de realizar un sueño lo que hace que la vida sea interesante”.

    

IMG_5289
Plaza cívica de Bariloche

Así es como empiezo a escribir esta entrada; 662 días viajando entre México y Sudamérica para cumplir el sueño y logro de mi vida. Desde ese periodo de tiempo me había propuesto llegar a la ciudad más austral del mundo, al fin del mundo y continente americano, al culo del mundo como dicen vulgarmente los viajeros y habitantes de ese lugar, USHUAIA es la meta, el sueño y el objetivo de todo ser humano que lleva en el hombro una mochila llena de sueños, sobrevivencia y aventuras que ciegamente estamos vulnerables a vivir.

     IMG_5283Recuerdo las veces que les dije a mis conocidos, amigos y otros viajeros – “Aunque sea con 10 pesos, llegaré a esa ciudad”- llegué con 200 pesos argentinos y con un gran sentimiento de satisfacción de la manera de como llegué a ese lugar, no es fácil pero tampoco difícil. Y soy mi propio ejemplo de que cuando las cosas se quieren, se hacen. Algunos ni creyeron que podría llegar incluso, retándome hacerlo.

12167036_1505245536464418_1576112814_n
Mauro, nuestro couch en Bariloche.

Casi 2 años planeando llegar a como diera forma a una de las ciudades más australes del mundo, no sé si el universo conspira de mi lado o hay alguien más que viaja conmigo ¡No sé! Lo siento a mi lado cada vez que tengo que tomar la ruta. Mi padre me había dicho 3 días antes de fallecer; – “Tigrilla, quiero que seas grande” -. No especificó de qué manera pero esto es lo más grande que he hecho en mi vida; a veces creo que la suerte esta de mi lado o la estoy excediendo; en la novela del Alquimista dice:

Tenemos que aprovechar cuando la suerte esta de nuestro lado y hacer todo lo posible por ayudarla, de la misma manera que ella nos está ayudando”.

El coprotagonista de mi viaje se llama Paulo, un colombiano “paisa” que se animo hacer ruta conmigo hasta Ushuaia planee la ruta y nos encontramos en Pucon, Chile para empezar la travesía  a la Patagonia Argentina. Nuestra primera ciudad Osorno a unos 100 km de la frontera Chilena. Uno de los objetivos de este largo viaje era hacerlo todo a dedo, utilizando couchsurfing o acampando.

IMG_5298
Ruta 40. Ruta para el Bolsón.

Leí una frase de Charles Darwin de 1839 cuando viajo en el Beagle con el capitán Robert Fitz Roy: “Os aconsejo que, en cuanto os sea posible, hagáis excursiones por mar y por tierra, y ojalá tengáis tan buenos compañeros de viaje como he tenido yo” Esta no era la excepción ya había viajado con una francesa, brasileño y ahora un colombiano. Le explique la manera de como viajo y como contrato firmo la aventura que viviríamos juntos.

    

IMG_5296
Carteles de ruta. Cuando vi ese mapa como referencia me dije ¿Tengo que atravesar 3 provincias? Fue duro y cansado pero se logro.

La ruta empezó un domingo a las 8 de la mañana, Marcela amiga que nos dio una mano en Osorno nos preparó municiones para aguantar el viaje, seis horas con el pulgar arriba, los rayos del sol nos quemaban a lo máximo pues en esta parte del mundo no hay capa de ozono es decir, cáncer es seguro que te da con o sin bloqueador solar. Calculo que caminamos unos 5 km, tenía mis dudas de hacer dedo los domingos ya que, nunca había hecho ese día en específico. Continuamos la ruta  acompañados por los Andes levante el pulgar y paro un generoso argentino. Vio mi bandera mexicana y no dudo en subirme, pregunto que si los dos éramos mexicanos a lo que le respondí que yo era la mexicana. Probé el primer mate en tierras Argentinas. Otto como se llamaba nuestro salvador no cruzo hasta Bariloche. Cuando llegamos en la frontera Argentina, me hicieron preguntas que ni al caso, me pidieron tarjeta de crédito para que al final me dijera: – “Chicos, queremos su seguridad” – ¡Me valeeeee tres octavas partes de la seguridad Argentina! Lo único que quería era el sello y de mi parte corría mi seguridad.

    

IMG_5285
Me mode on “tourist”

Otto nos conversó de todos los lugares que podríamos conocer en Bariloche al igual, deduje que conocía muy bien si zona; al final nos dejó en la plaza cívica de Bariloche. Allí me esperaba mi amiga Viridiana con su novio Demian quien vive allí hasta el último pedazo de tierra que tiene esa ciudad JA JA JA  nos esperaba con unos mates y de cena una rica pizza que solo Demian puede hacer. Nos quedamos un solo día ya que ellos partían y nosotros teníamos un couch llamado Mauro. Este chico nos recibió con toda la buena compartimos charlas, anécdotas y consejos para ruta ya que, él tiene planeado hacer ruta en motocicleta y curiosamente el alojó a Caleb el “chapulín mochilero” el cuál no conozco personalmente pero quisiera conocer. Para eso, Viri me había traído harina de maíz para hacer tortillas; yo era una niña con juguete nuevo y compartir uno que otro taco con mis futuros couchs en la ruta. Una lata de chipotles que duro 2 días JA JA JA JA volví a México a través de la comida. No podía irme de Bariloche, tenía que ver a Marilina, argentina que conocí hace 1 año en Playa del Carmen, volverla a ver era maravilloso, saber las novedades de cada una de nosotras; fue lindo verla cambiada y nuevos proyectos en su vida después de un largo viaje.

En la plaza cívica de Bariloche escuche a un grupo de chicos que cantaban la siguiente canción con un juego de palabras muy divertido:

Una vez, Un vez… Varado y perdido en la ruta y seguí caminando y a Bariloche llegué, ¡YO LLEGUÉ! En Bariloche encontré________ varado…

    

DSC00492
Acampando “El refugio” El Bolsón.

La aventura apenas empezaba lo bueno se venía, nuestra siguiente parada, El Bolsón a 1 hora de Bariloche logramos hacer dedo y con éxito nos levantó Gonzalo un remisse (taxi particular) que iba de vuelta y con una buena charla se nos hizo corto el viaje. Paulo iba muy callado JA JA JA y eso me llego a desesperar ¿Por qué? cuando haces dedo y la persona te levanta para compartir un asiento contigo y está compartiendo la gasolina sin pedirte plata creo que lo mínimo que uno puede hacer durante el viaje es tener una buena charla, un chiste ¡Qué sé yo! El chiste es tener buena onda y dar confianza. Creo que hacer dedo no es cuestión de ahorrarte unos pesos del pasaje; sino aprender a interactuar con la cultura de la región y también mostrarle o enseñarle tu cultura a esa persona. Al igual, ellos se interesan del ¿Por qué estás viajando? ¿Por qué haces esto? Hay muchas preguntas alrededor del DEDO, hacer dedo no es pararse en la carretera no’mas por verme “HIPPIE” sino esto va más allá de la experiencia del viajero.

     DSC00503Gonzalo me contó “qué ojalá en Argentina no se pierda esto del dedo, por qué eso significa que la gente tiene confianza al prójimo”. Y yo estoy de acuerdo. En El Bolsón nos quedamos dos noches, este pueblo es tipo Tulum pero con montañas; tiene la misma onda hippie, artesanos, viajeros. Se puede acampar en refugios. Nosotros caímos en un lugar que se llama “El refugio” hable con el dueño del lugar, hicimos el intercambio de trabajo por acampar y así fue. El tipo nos invitó a tomar café a la mañana siguiente. Aprendimos hacer fuego a la intemperie cosa que jamás había hecho. Al día siguiente, tomamos café con el tipo él tenía una onda buena con la espiritualidad, como se mejor ser humano entre muchas cosas; para esto tenía 5 perros todos un desmadre, Yo y Paulo sentados viendo un vídeo que él nos sugirió ver. En eso Paulo se levantó y vio como el tipo amarraba agresivamente a los perros y los pateaba en el estómago del animal. No podía creer que el hombre nos hablaba una filosofía de amor y el amor a él se le olvidaba del cómo tratar a los animales; le dije a Paulo que nos íbamos al día siguiente y así fue.

    

IMG_5303
Era la primera vez que cocinaba así y no nos fue tan mal JA JA JA

Cuando entro a la casa él nos dijo: -“Disculpen, chicos son unos perros muy traviesos y esa es mi forma que me obedezcan, en la escuela NO nos enseñan a tratar a los animales” – Y sí, no lo culpo pero eso no se enseña en la escuela sino en la casa. Desarmamos casa de campaña muy temprano y partimos  hacía la ruta 40. Volvimos a tener suerte, del Bolsón nos llevaron a 40 km, caminamos unos 2 km de allí nos avanzaron unos 30 más. Allí nos quedamos por 1 hora y nos levantó una buena señora que iba con sus dos hijas, ellas nos llevó hasta Ezquel para eso la ayudamos a reparar una llanta.

    IMG_5385 En ese cruce de Ruta 40, conocí al Guachito Gil, un santito muy conocido en Argentina creo que es parte del folklor argentino, vimos muchos nichos y banderas de color rojo. La gente tiene cierto compromiso con ese santo ya que, logre ver, cigarros, vino, galletas, dulce, pan, monedas, cerveza entre muchas más. Quería ser parte de ese folklor y recogí una piedra se la puse en uno de los nichos; pedí por la ruta que todo saliera bien. El Gauchito Gil fue un tipo Robin Hood argentino robaba a los ricos para dárselo a los pobres. Lo colgaron en la ruta (carretera). Se dice que es oriundo de Corrientes se cuenta que una vez, una señora tenía grave a su hijo le pidió por la salud de su hijo, al hacerse el milagro empezó la devoción por tal santo. Cuando los carros y camiones pasan por algún nicho del Gauchito Gil hacen sonar la bocina del carro hasta 3 veces y eso lo hace casi el 50% de los conductores. ¿Cierto o falso? ¡No sé!

      IMG_5284Casi cuatro horas esperando y nadie nos daba una mano en la ruta; había mucho viento, el frío se hacía presente y el sol quemaba. Con mi bandera mexicana en la mochila de Paulo nos levantó Damian y su hermano ellos nos llevaron hasta Caleta Olivia es decir, ruta 3 nacional. Había pensado seis horas antes en llegar hasta ese punto y así fue. El paisaje no es el mejor pues, esa zona es estepa y huanacos. Vi flamencos en el atardecer ¡Hermoso! 6 horas de viaje. Llegamos a las 11 de la noche el tema ¡Buscar un lugar donde acampar! Un hospedaje en Caleta Olivia era de 200 pesos argentinos ¡Ni madres! Caminamos y una familia nos dio aventón del otro lado de la ciudad, nos dijeron que podíamos acampar en la estación de servicio (gasolinera).

    

IMG_5316
De los tantas frases de “Acción Poética” en el Bolsón

Armamos la carpa atrás de los servicios junto con los camioneros. Al día siguiente, se venía lo mejor de la ruta. Estábamos en la parte de la costa Argentina, no hacía tanto frío y podíamos dormir un poco mejor. En El Bolsón nos tocó una helada de -2 grados ¡Terrible!

Nueve la mañana arriba con las mochilas puestas para la siguiente etapa del viaje. La ruta 3 con mi mapa en mano me ubicaba hacía donde debía llegar. Empecé a planear y ajustar la ruta. Empezar a pensar el plan B el cual nunca lo he necesitado pero esta vez era útil. ¿Cuál era nuestro siguiente destino? Aquí es cuando la aventura empezó a tomar forma y experiencias.IMG_5307

Lo que menos quería era usar el Internet para ubicarme y así fue. Un pedazo de mapa de la Patagonia me ayudo a llegar hasta Ushuaia como en los viejos tiempos. ¡Aún sirve ese método!

    Hasta aquí la entrada, nos leemos en la próxima entrada. Gracias por leerme y de nuevo les dejo mi número de cuenta en lo que quieran apoyarme.

Cuenta SANTANDER: 60-56308464-6 Clabe:014790605630846461

¡Hasta la próxima!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s