¡MI PATA! Recorriendo Perú. 2 parte.

     Esta entrada la empezaré con esta frase de Mark Twain.-

“Dentro de veinte años estarás más decepcionado de las cosas que no hiciste que de las que hiciste. Así que desata amarras y navega alejándote de los puertos conocidos. Aprovecha los vientos alisios en tus velas. Explora. Sueña. Descubre”.

SAM_4958
Centro histórico de Lima.

     Después de 18 meses viajando por estas tierras americanas, no me arrepiento de haberlo dejado todo en México, ni mi viejo trabajo extraño ni mucho menos ese TITULO DE “LICENCIADA EN IDIOMAS”. No hay nada ni nadie que me espere en ese bello país que cuando miro el cielo azul me entra la nostalgia de esa tierra que me vio nacer, crecer y partir. Una caja de libros me espera y más camino por recorrer. A veces suelo pensar y preguntarme ¿Qué voy hacer el día que regresé a la civilización? Es una cuestión que será difícil responderme pero cuando ese día llegué y tenga que poner los pies sobre la tierra, será el día que tendré la revelación de decidir ¿Qué quiero para mí? ¿Qué me hace feliz? Sí algo he aprendido durante de este viaje es SER FELIZ YO MISMA Y NO HACER FELIZ A LOS DEMÁS. La pregunta aún sigue en el aire.

SAM_4950
Balcones de madera, muy representativos de aquella época.

     Finalmente llegué a la capital peruana de Lima allí me recibiría Cindy la cual no conocía ni por couchsurfing sino recomendada por una chica llamada Janice una bloggera peruana que conocí mediante su blog al final ella me dio una mano para donde llegar Lima y así fue como conocí a la simpática Cindy.

      Después de un viaje de 9 horas de Trujillo a Lima pagué un boleto 20 soles. Lima es una ciudad gris y con increíble y exagerado tráfico que diría que el embotellamiento de la Ciudad de México es más organizado que acá. Llegué por la mañana e inmediato tome un teléfono para encontrarme con ella. Anoté las indicaciones para llegar a casa de mi anfitriona. Sin conocernos y muchos menos cruzar una palabra en esta vida, le abrieron las puertas de su casa a una extraña viajera que no sabían ni la más remota idea si era de fiar o no; simplemente  su instinto de solidaridad hicieron que yo entrará a su casa y a sus vida.

SAM_4936
Lima.

     Cindy y su familia vivía dentro de una escuela a las afueras de Lima que después me enteré que era zona roja es decir, “INSEGURA”. Su madre trabajaba vendiendo comida dentro del colegio, su padre guardia se seguridad y su hermano un estudiante de arquitectura y conocedor de su propia historia, diría que nos daríamos un buen enfrentamiento en lo que respecta en la historia y cultura de nuestros países, en lo que coincido con Alfredo es el amor a nuestra patria.

qSj-33g26HTgO2UVjv5g3353t6t7ajzySjy-wLeqjwg,92fs4eUgXtQoopLRTOJnEgE86xWNCvAHCOsYGzaMhzg
Comida de despedida en casa de Cindy y sus padres.

     Una semana me quede con ellos, más que agradecida no podría estar. Me atendieron como si me hubiesen conocido de años. Cindy una chica emprendedora en la cual, más de una ocasión teníamos conversaciones pendiente de años siempre es extraño estos momentos; suelo conocer personas con horas de antigüedad pero al final parece ser que nos estábamos esperando para contarnos las noticias más recientes, es común esto entre viajeros.

SAM_5051
En la visita del ministro Chino a Lima.

     Ella y su hermano me llevaron a conocer el centro de Lima la cuál es una ciudad muy hermosa de estilo colonial, sus balcones de madera que sin duda embellecen la ciudad. La plaza de armas, la catedral, el centro histórico, el barrio chino, el mercado entre otros lugares de Lima. Un helado de chocolate, un sabroso anticucho, una chicha morada, mazamorra, un sabroso pollo a la brasa con una respectiva inca cola fueron las despedida de mi estancia con la familia.

     El cielo gris no ayudaba de mucho con estado de ánimo. Lima fue la ciudad donde descargué mi cansancio del tiempo que estoy viajando, me sentí cansada, decepcionada en el sentido que no podía generar ni un peso para cada día. Cada vez que salía de casa para vender regresaba con la misma actitud con la que había salido. No vendía nada, me daba igual vender o no, prefería caminar y conocer la ciudad. Sólo tenía 30 soles en el bolsillo y sin ganas de nada.

SAM_5115
Malecón de Miraflores.
11303650_10204550835264866_359543858_n
Con Carolina tomando un pisco sour.

     Así fue como partí para Miraflores la parte fresa de Lima o como decimos en México donde vive la gente de dinero. Miraflores me recordó a la Ciudad de México pero “mini” las calles con edificios la gran mayoría condominios lo que embellece esta parte de la ciudad es ver las montañas como son bañadas con las aguas del pacifico peruano, unos de los atractivos de Miraflores son sus bellos atardeceres sobre el malecón el cuál los paracaidista adornan con su vuelo. Sin antes visitar el parque Kennedy donde viven más de 200 gatos, el cuál es su atractivo. A unos kilómetros se encuentra Barranco  un lugar bohemio y cultural donde los artesanos y músicos callejeros hacen de su talento arte. Tres días me quedé con mi Couch Andrea una simpática limeña que me recibió en su hogar. Intenté vender mis muñequitas “quita penas” arriba de los buses. Sólo lo intenté una vez, tome fuerza y valor para hacerlo. Subí a un bus y muy nerviosa les hable a los pasajeros, sólo uno me compró la muñeca a s/1 y otra pasajera me callo hahahha santo remedio para no volver a subir a otro, mi incursión para trabajar en los buses fue todo un fracaso para no intentarlo más. Después de tres días maravillosos y de tranquilidad en Miraflores retorné a Lima pero ahora con una loca y simpática pisqueña que vivía 3 años ya en Lima, ella se llamaba Carolina. Vivía con su hermana, prima, sobrina y un simpático bulldog inglés llamado Lucas Andrés Arias todos eran muy amables conmigo eso sí, la comida no falto en esa casa ya que tenían un negocio en la venta de almuerzo. Probé de todo pero definitivamente yo me quedo con “La papa a la vizcaína”. Perú tiene un gastronomía muy sabrosa no  me puedo quejar de ningún platillo la mayoría basado de pollo, carne de vaca y a lo último la carne de cerdo, con algunos ingredientes similares como los que se usan en México. Como mexicana suelo extrañar el picante a lugar donde llego a comer siempre me termino las salsa picantes ya que no siento esa sensación de enchilarme. Me habían recomendado comer “Rocoto” uno de los chiles picante de Perú pero en realidad ni cosquillas me hizo hahahha.

Fotos de Miraflores.-

SAM_5100
Barrio de Barranco.

SAM_5080 miraflores 2 SAM_5071 SAM_5063

      Después de quedarme 4 días en casa de Carolina llego la hora de la partida sin  antes, un amigo de ella me regalo s/100 los cuales me duraron hasta que llegué a Cusco. Ella me había conectado con una familia en Pisco, me recomendó Paracas lo cual nunca fui pero visité la otra parte de Pisco. Tomé mi mochila para mi siguiente destino, me estaban cobrando s/25 empecé a preguntar a la gente cuanto costaba el pasaje a lo que todos coincidían que s/15 al final me terminaron cobrando s/17.

SAM_5201
Playas de Pisco

Llegué a Pisco después de 5 horas de viaje en bus, una pequeña ciudad devastada por el terremoto del 2007 aun puedo decir que no se recupera del todo de aquella tragedia de hace 8 años, con la familia que me quede eran muy amables tenían un conocido restaurant en la ciudad la cuál trabajé un día y fue suficiente para no volver a entrar a esa cocina; no soy de dejar un plato de comida entero pero esta vez no podía dar un sorbo a la comida de ese lugar, he trabajado en cocinas de fondas, restaurantes y hoteles pero este era el peor de todos. Aún seguía cansada, como que mi cuerpo, mente y espíritu me pedían un descanso en general y así fue como lo tomé en casa de Carolina pude hacerlo. 4 días más me quede en Pisco camine sus playas, pueblo y su tragedia.  A pesar del terremoto que a la gran mayoría de la población les quito todo la gente de esta ciudad es muy alegre, parlanchina siempre tiene una sonrisa y una broma para uno.

Linda 1
Playas de Pisco.

El atardecer en las playas de Pisco como cierre de mi estadía allí. Después de un problemita con la familia por dormir horas de más, decidí continuar el camino, saliendo a las 6pm de la casa después de regatear y hacer sentir al chofer de la motoneta de que debía hacer su acción del día me llevo hasta la terminal de buses por s/5 soles; mi siguiente parada Ica.

     A veces pienso que el espíritu de mi papá me acompañada en todo momento, no encontraba COUCH en Ica. Mis planes en esta ciudad eran solo de paso, hasta 2 días antes en Pisco me contesto Carlos, dueño del Hotel Ollanta en Ica a 30 minutos de las Huacachina “el Oasis de América”. Me dio posada por 1 noche. Me pregunto sobre mi viaje, mi objetivo entre muchas cosas que platicamos esa noche. Al día siguiente me dispuse para caminar hasta la Huacachina; era la primera vez que veía un desierto camine como 30 minutos para llegar al lugar, si quería tener una mejor vista tenía que subir esas montañas de arena y así fue como lo hice, con toda la tranquilidad del mundo. Obtuve una vista ESPECTACULAR las fotografías no pueden plasmar la belleza que los ojos logran captar.

SAM_5235
Atardecer en Pisco.
SAM_5195
Pisco.
SAM_5201
SAM_5261
Caminando hacía el oasis.

     Finalmente llegaba el final del viaje por la costa peruana, un paisaje desértico pero con el mar de fondo el cual le daba otro contraste. Mi siguiente parada era Arequipa una bella ciudad colonial el cuál dicen los propios arequipeños “que es otro país” me recordó mucho a los yucatecos de México. De Ica – Arequipa fueron 12 horas de viaje pagué s/40. Mi couch Pedro me esperaba a las afueras de Arequipa a unos 30 minutos del centro histórico. Alejada un poco del turismo le viene bien a un viajero. Resulta que la casa de Pedro era como un tipo Couchsurfing colectivo hahaha cuando llegué habían 5 chilenos, 4 francesas, 3 argentinos y yo la mexicana. No sé cómo le hacía acomodar a tanto cristiano en esa casa pero el personaje de Arequipa fue Don Hernán un tipo de unos 60 años con una mente abierta para abrirle las puertas de su casa a viajeros, músicos, artesanos entre no sé cuanta cosas más existe en este mundo y compartir un rinconcito de su casa con aquellos; él me decía que le gustaba conocer y aprender de ellos ya que él pensaba que los mochileros eran gente vaga, sin estudios andaban por la calle no’más por que sí pero su sorpresa fue que esa personas que en su momento las señalo y califico de esa manera eran gente preparada con títulos, maestrías y con una pensamiento concreto que su forma de pensar cambio de la noche a la mañana.

Linda 10
Yo, en la Huacachina.

SAM_5275Mi mamá nunca me dejo hacer Couchsurfing en mi casa ella siempre decía que si quería pasar la noche tenían que pagar. Ella nunca entendió  la finalidad de mi interés y mis intenciones para alojar a viajeros por este medio sin ningún cobro. Espero que ahora haya entendido un poco de esto y si no es así, creo que la habré perdido humanamente.

SAM_5287
El oasis de América.

     En Arequipa logre por fin, vender un poco mi artesanía no vendí mucho de los casi 20 días allí pero logré sacar para el pasaje a Cusco. A cambio ayudaba a Don Hernán en el aseo de la casa ya que estaba hecho un desmadre; conocí artesanos peruanos que me enseñaron uno que otro nudo, enseñanza y consejo de este oficio. Pude ver, que el artesano es una persona que si quieres aprender te enseña y ve tu interés por aprender. En este oficio no se ve quien sabe más o quien hace el mejor trabajo porque al final uno puedo hacerlo con un poco de coraje y ganas de hacerlo. Ellos me compartían su conocimiento sin interés alguno, quizás por eso disfruto hacer la artesanía porque en este oficio no hay envidia ni quien sabe más, sino quien quiere aprender más.

SAM_5325
Centro histórico de Arequipa

      SAM_5375Don Hernán me solía guardar platos de comida cuando llegaba de trabajar me sentía en casa y un padre  para mí. Arequipa se embellece por sus nevados que lo rodean. No recuerdo los nombres de los volcanes pero son bellísimos cubiertos de nieve. Estaría horas escribiendo de las personas y lugares que conocí por Perú pero los recuerdos no me dan y tampoco quiero hacer aburrido este espacio.

     Mi último destino Cusco me esperaba. Viajar por Perú ha sido una experiencia magnifica que no esperé vivir de esta manera. Su gente, su cultura, rica en tradiciones y costumbre la hacen unos de los países más visitados en Sudamérica. México y Perú tienen culturas similares tanto en lo gastronómico e historia. Colonizados por españoles y mezcla de razas han hecho de Perú un destino obligado para cualquier persona que desee conocerlo. En el vocabulario del Peruano saldrán un: Pata (amigo, cuate, carnal), webon( tonto, estúpido etc.) , conchudo, un concha de su madre, cornudo, misio (pobre) entre tantas que escuche por mi paso. Perú tiene más de 500 variedades de papá y en cada plato te comerás una diferente. El Peruano te espera con un agua de chicha morada, una papa a la vizcaína o un pollo rostizado; lo más probable es que te lleve a un chifa a comer y entre su menú un arroz chaufa pero sin antes tomarse un rico PISCO SOUR. ¡Saben que! Mejor vengan ustedes mismo a vivirlo y disfrutarlo. ¡Visiten Perú!

SAM_5276

Gracias a todos aquellos que se toman el tiempo de leerme, si quieres apoyarme con una pequeña donación para que yo siga avanzando hasta Tierra del Fuego puedes hacer a mi siguiente cuenta Santander.

Cuenta SANTANDER: 60-56308464-6

Clabe:014790605630846461

Nos leemos en la próxima entrada.

Anuncios