VOLUNTARIADO PARQUE BAMBÚ. ECUADOR

Las protagonistas de este relato se llama Maykim y Naomi. Hasta el día de hoy recuerdo las veces que Naomi me pregunto: – Pero, ¿Vas a volver? Yo le respondía con una sonrisa y un “no sé” hasta el último día que la vi.

SAM_4559
Río Guallupe que pasa por la Finca. En el río había oro y marmól.

Llegué a Parque Bambú el 3 de Abril. Este voluntariado lo encontré por puritita coincidencia en la web pues, estaba buscando o stalkeando voluntariados en Ecuador, como no estoy inscrita en ninguna de WORKAWAY, WOOFING Y HELPX lo único que me queda es buscar información de estas plataformas y lo demás es trabajo mio. Una amiga española me presto su cuenta de HELPX para buscar voluntariado pero esta vez puse una palabra en GOOGLE así fue como me apareció bosque de paz leí el concepto de la finca acerca del voluntariado después escribí a Piet Sabbe como se llama el dueño del lugar y VOILÁ a los 2 días tenía una respuesta positiva.

El concepto de la finca es la permacultura, huerta, re forestación y el apoyo en tareas y actividades con sus hijas. En el email que Piet me había escrito tenía dos opciones para aceptar quedarme en el voluntariado. La primera opción era una introducción y práctica en la permacultura el cuál te incluía alojamiento, internet. En un periodo de 1 mes y con un costo de $200 dólares.  La segunda opción era permanecer 3 meses apoyando a sus hijas en tareas, actividades, cocinar a cambio tendría alojamiento, comida e Internet. Viendo la circunstancias de mis bolsillos y que no tenía para pagar la primera opción entonces accedí a la segunda propuesta.

SAM_4561
Acompañando a Piet a cosechar Guayaba con Blacky

Piet Sabbe es un hombre como de unos 60 años de nacionalidad belga que tiene sus 20 años viviendo en Ecuador. Se caso con una ecuatoriana de Esmeralda una mujer negra muy simpática que al principio me la describió de lo peor lo cual eso determino mi decisión de no continuar después. Por desgracia no llegué en el peor momento de la familia ya que estaban en un proceso de divorcio.

     Parqué Bambú tiene alrededor de 12 hectáreas la mayoría de diferentes tipo de plantas, frutos y bambúes. Animales que con el tiempo han llegando y encontrado un hogar en el parque desde serpientes, tarántulas, aves,anfibios y peces. Dentro de la finca corre el río Gallupe el cuál cuando recién llegué me dijo el propio Piet que tenía problemas con mineros de la zona ya que entraban a su terreno para encontrar oro dentro del río. También había mármol algunos opacos y brillantes al principio pensé que era cuarzo pero al final ¡Quien sabe que mineral era!

    También se encontraba Blacky, Scrappy, Canela y el amargado de Memo un chihuahua que a mi y Maykim nos encantaba molestar. Naomi tiene 13 años y Maykim 10 años las dos son niñas muy listas e inteligentes que se han acostumbrado a vivir en el campo. La primera vez que fui con ellas al río salí destruyéndoles su casa que tenían pues pise mal y me dí un buen madrazo, a los dos días fui ayudar a Naomi a reconstruir su casa de Bambú; con el paso de los días me gustaba mucho ir con ellas para ir a jugar, Maykim me ensañaba donde había oro y ambas me ayudaban a recoger piedras la cuál a ellas le gustaba mucho coleccionar.

SAM_4620
Con Maykin en el río Gallupe
SAM_4643
Con Memo
SAM_4662
Las recogidas en el río.

Piet era super pero mega ecológico y no le quito el crédito pero llega un punto donde te harta de tanto amor a Pacha Mama… Yo igual trato de no seguir arruinando nuestro planeta tierra pero llega un limite. Al tercer día de estar ahí me dijo que no quería ninguna bolsa de plástico ¡comprendido! incluso, el tipo no les festeja el cumpleaños a las niñas ni mucho menos muñecas por la cuestión del medio ambiente. Estoy de acuerdo como repito pero ¡SON NIÑAS!  y en vez que amen o gusten de todo esto llegan a un punto donde se cansarán y en vez que lo eviten querrán tenerlo con ambición. Piet, quiere enseñar a las niñas vivir en el campo, en mi opinión personal yo que soy de ciudad prefiero el campo quizás por que ya viví en esta pero ellas que ni siquiera han vivido tienen esa curiosidad de vivirlo. Hay puntos a favor y en contra de este señor pero he llegado a pensar que es un poco envidioso de su parte mostrarles a las niñas el mundo del citadino.

Mis días en la finca fueron agradables, casi todos los días caminaba el sendero de unos 500 metros para dejarle la comida a los trabajadores, aprendí hacer mermelada y algo de pan. Ayudaba hacer la tarea a Maykim ya que era toda una batalla campal para que tuviera toda mi atención para hacerla, veía que ella le gustaba trabajar conmigo. Jugabamos un par de veces juegos de mesas, me platicaban las leyendas de la zona. Una semana antes de su cumpleaños les enseñé hacer una piñata para romperla el mismo día. Naomi siempre me decía que era su “piñata mexicana” la llenamos de dulces y chocolates.  Fue genial ver sus caras con que alegría y risas rompían la piñata. Esta niña me enseño hacer pasteles y suspiros (un tipo de espuma con la clara del huevo) ella decía que para hacer esto lo tiene que hacer una persona y no’mas por que decía que era “receloso”.

SAM_4701
Valeria y Maykim con la piñata terminada.

     A las tres semanas conocí a Olda la mamá de las niñas, una mujer muy simpática, inteligente y cocina sabroso.  En la finca había chile (machito y pájaro), plátano macho, coco, guayaba, mandarina, yuca, cilantro, hiervas aromáticas,  naranja agria, limón, lima, cacao, mora, frambuesa el señor siempre probaba a sembrar árbol de cualquier fruto con tal de intentar si daba.

Mi estadía fue genial con ellas, las niñas me buscaban ya que era un tanto cómplice de ellas, si Piet decía no TV, veíamos la TV, no Internet nos conectabamos a Internet, suelo ser muy cómplice de los niños creo que por eso les caigo bien.

SAM_4640
Enseñándole a Naomi macramé

En fin, el lugar es lindo, 100% naturaleza, jugar con ellas fue volver a mis tiempo de infancia, Naomi un niña muy lista, cocinaba y era capaz de tomar el machete y cortar el bambú grueso, Maykim traviesa siempre huyendo de la tarea pero igual inteligente a la hora de cena me decía:  – ¿Me puedes hacer un huevito con pan y chocolate? –  hhahahah

Las demás anécdotas las dejo para mi sí hay algo que extraño de Parque Bambú no es la naturaleza sino la inocencia de mis angelitos negros.

Fotos:

SAM_4568
Trataba de cosechar chile pájaro, los últimos días en la finca descubrí que tenía una mata de habanero.
SAM_4594
Caminando en el sendero.
SAM_4645
Enseñandoles hacer piñata.
SAM_4623
Cuando bajábamos a jugar al río.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s