Bacalar, Quintana Roo. Una parada obligatoria al pueblo mágico.

     Sólo me basto un mes para quedarme en la ciudad superficial de Playa del Carmen. Y para el colmo de los colmos en el hostal donde estaba haciendo el voluntariado había como una tipo epidemia de DENGUE, no hay peor cosa que te pase cuando estas viajando es que te enfermes nadie estaSigue leyendo “Bacalar, Quintana Roo. Una parada obligatoria al pueblo mágico.”